La inversión en el coliseo, que iniciará en 2020, superará los US$30 millones y contará con una zona aledaña compuesta de 450 locales comerciales

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

La oferta de recintos de espectáculos en Bogotá se ha enriquecido recientemente. Uno de los momentos más importantes se dio con la inauguración del Movistar Arena el 28 de septiembre de 2018, reemplazando así al Coliseo El Campín, que operó por 45 años desde 1973. Ese complejo cuenta con capacidad para 14.000 espectadores y un total de 9.800 sillas.

Ahora, menos de un año después de que el Movistar Arena iniciara su operación en Bogotá, un nuevo jugador asoma su entrada a la industria del entretenimiento con el objetivo de convertirse en un recinto referente para la capital y la región. Se trata de Arena Bogotá, cuya operación comenzaría a finales de 2020, según comentó Henry Cárdenas, propietario del complejo y presidente de Cárdenas Marketing Network (CMN).

El ejecutivo, considerado el mayor productor de entretenimiento latino en Estados Unidos, habló con LR sobre el proyecto, para el que se destinó una inversión superior a US$30 millones y que cuenta con capacidad para 24.000 espectadores, 71% superior a la de Movistar Arena.

¿Cómo competirán con el Movistar Arena?

Primero hay que tener en cuenta la diferencia entre los dos recintos. Nosotros somos nuevos y tenemos todas las cualidades que necesita un espectáculo hoy en día. En materia de ca capacidad tenemos 24.000 espectadores y el Movistar Arena tiene 14.000; nosotros tenemos 57 palcos y ellos tienen 20.

Por otro lado, contamos con 10 muelles por donde entran los camiones de producción. Eso es crítico, especialmente para espectáculos que cargan 10 o 12 camiones. La idea es estar en un recinto donde se pueda entrar con todos los equipos al tiempo y hacer el montaje completo, lo que permite ahorrar dinero y disminuir el tiempo para ensamblaje.

Además, la platea tiene divisiones de un campo de fútbol profesional, y diría que supera tres veces al de la competencia. El piso también es especial, porque está pensado para aguantar cualquier evento, ya sea familiar, o una competencia de monstertruck o motocross.

Otra ventaja que tenemos no solo en Colombia, sino en comparación con otras arenas en el mundo, es que se está construyendo con varias capacidades. La mínima es 5.000 personas, y eso no lo tiene la competencia.

Usted ha señalado que no hay espacios parecidos en América Latina, ¿por qué?

Por la capacidad, la platea, el techo, que está dispuesto a 40 metros de altura, y la zona de producción. No hay ninguna arena en Latinoamérica que tenga 10 muelles para entrar 10 camiones a la vez.

LOS CONTRASTES

  • Julio CorrealEmpresario de festivales

    “Es una muy buena opción por el tamaño del escenario y el hecho de que cuenta con la tecnología moderna de todas las arenas del mundo”.

¿Cuál será el fuerte?

Los eventos musicales. Llevo 40 años produciendo los artistas latinos mas importantes en EE.UU. y Latinoamérica. Yo hago una gira de ellos en Estados Unidos, y ahora tengo la opción de hacerla en Colombia.

Además, los productores independientes traen sus propios espectáculos, entonces debo buscar las personas y compañías que más arrienden el local, porque de eso vamos a vivir.

Estimo que serían 80% eventos musicales y 20% deportivos. En el primer caso también hay que sacar una parte de eventos familiares, corporativos, políticos, iglesias y otras variedades.

¿Cómo funcionará todo el complejo?

Nuestro proyecto es un punto de destino. En las zonas aledañas hay centros comerciales, sala de cines, y en los planes de los desarrolladores hay un hotel. En total contamos con 450 locales comerciales alrededor del Coliseo.

¿Cuánto se invirtió en total?

La inversión de la Arena en sí va a superar los US$30 millones. En cuanto al área aledaña y los locales comerciales, sé que tiene una inversión más grande en la que no estoy envuelto, porque no soy dueño de ninguno de ellos.

La inversión de los proyectos alrededor del Coliseo iba, si no estoy mal, cerca a los US$100 millones. Esos otros proyectos los manejan la familia Rincón y la familia Sanabria, y el desarrollador es el Grupo Ricoradi.

¿Y cómo integrarán las dos ofertas?

Es una oferta que se complementa. Si bien corren de manera independiente, cada uno se debe a cada uno.

Si la Arena triunfa y coloca cuatro o cinco conciertos semanales a los que van 40.000 o 50.000 personas, se va a crear tráfico para el centro comercial. Por otro lado, si el centro comercial es un éxito, la gente va a conocer la Arena, van a ver la publicidad y todo lo que estamos haciendo.

¿Cuántos espectáculos proyectan por año?

En nuestro caso, hablamos de entre 130 y 140 shows al año, y cuando hablas de ese número, quiere decir que tienes espectáculos prácticamente la mitad del año.

Estarán ubicados en la Calle 80, ¿qué beneficio trae estar en esa ubicación?

Es una calle principal donde tiene que pasar la gente que sale para Cali o Medellín, y con eso pueden ver la Arena. Además, no está lejos, pues calculamos que, en tiempos de llegada desde cualquier punto de la ciudad, hay un máximo de 40 minutos. Por otro lado, hay varios espacios vacíos que estamos negociando en este momento para estacionamientos.

¿Qué nos puede contar del tema de patrocinios?

Estamos en negociaciones. Sabemos quienes son los interesados, entonces vamos bien avanzados en cuestiones de contratos. En los próximos seis meses estaremos publicando quienes son los sponsors. Ahora, creemos que podríamos obtener unos US$5 millones al año en patrocinios, que sería un número adecuado.