La medida involucra un "control adicional" frente a un grupo específico de IPS

Sebastián Montes

La EPS Medimás se pronunció frente a la decisión de la Superintendencia Nacional de Salud (Supersalud) con respecto a la suspensión del giro directo a 48 entidades que le prestan servicios en atención en salud, y aclaró que el giro a la red de prestación de servicios "no está congelado ni suspendido".

"Es importante aclarar que la circular es enfática al afirmar que se incluye un control adicional frente a un grupo específico de IPS, que será certificado por el contralor delegado de la Superintendencia Nacional de Salud", destacó la compañía a través de un comunicado.

Dentro de este proceso, el contralor delegado de la Supersalud, que cumple el rol de revisor fiscal, se encargará de validar que la información reportada por la EPS cuente con todos los soportes para generar el pago, agregó la información.

Asimismo, Medimás detalló que continuará adelantando sus labores operativas, jurídicas y financieras "de manera abierta y transparente sin ningún temor al control, garantizando así el adecuado flujo de los recursos, a través del giro directo a las instituciones".

Hoy en día, la EPS cuenta con 3,85 millones de afiliados y aportan más de $4,6 billones  a la red médica nacional mediante más de 1.700 contratos que representan cerca de 3.550 sedes de prestación en 29 departamentos del país.