Según el Dane, en agosto el área autorizada bajo licencias para vivienda aumentó 6,5%, por un incremento de 31,1% en la VIS.

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Los incentivos del Gobierno Nacional para la compra de Vivienda de Interés Social (VIS) y Vivienda de Interés Prioritario (VIP) ya dan los primeros resultados ahora que la oferta de las constructoras es cada vez mayor. Así lo revelan empresas como Marval, Amarilo y Bolívar que, aunque ya vienen trabajando desde años atrás en el segmento, dentro de su portafolio planear realizar más de 50.000 unidades VIS.

Y es que a pesar de que los índices de confianza a la hora de comprar vivienda nueva no estén en su tope más alto, las cifras de crecimiento de VIS son contundentes. Según el Dane, en agosto el área autorizada bajo licencias destinada a vivienda presentó un aumento de 6,5%, debido a un incremento de 31,1% en el área aprobada para la vivienda social en el país.

Es por esto que, aunque en la gran torta de mercado está compuesto por varios jugadores que le apuestan al segmento, empresas como Marval, Amarilo y Constructora Bolívar siguen marcado la pauta en Bogotá, Cali, Barranquilla, Cartagena y Villavicencio y Soledad.

Marval, por ejemplo, concentra alrededor de 50% de su oferta residencial en VIS. En este momento la empresa está trabajando con 25 proyectos en comercialización, los cuales, según el gerente general de la compañía, Sergio Marín Valencia, “tendrán una inversión de $1,2 billones para los próximos cuatro años”.

“Marval inició su actividad edificadora con vivienda social, siempre hemos creído en su importancia para el país y por esa razón consideramos que una política de estado para la Vivienda de Interés Social es vital. Programas como Mi Casa Ya han ayudado a que los colombianos tengan una casa y por eso cerca de 50% de nuestra oferta está concentrada en este segmento”, resaltó Marín Valencia.

LOS CONTRASTES

  • Sergio Marín ValenciaGerente general de Marval

    “Marval inició su actividad edificadora con vivienda social. Por esa razón consideramos que una política de estado para la Vivienda de Interés Social es vital para el país”.

  • Mario CiardelliGerente de Amarilo

    "Nuestras inversiones han estado enfocadas en la vivienda, precisamente porque desde los últimos años le apostamos a las mega-ciudades multiservicios”.

Amarilo, a su vez, se suma al podio de las constructoras líderes en VIS. La compañía completa un poco más de 30 proyectos en desarrollo, los cuales incorporan alrededor de 12.110 unidades que en este momento se encuentran en venta. Aunque su nicho principal se concentra en Bogotá y los municipios aledaños, también le apuesta a la Costa Atlántica en ciudades como Cartagena, Soledad y Barranquilla.

Para Mario Ciardelli, gerente de la constructora, estos proyectos complementan el amplio portafolio que tiene Amarilo. “Nuestras inversiones han estado enfocadas en la vivienda precisamente porque desde los últimos años le apostamos a las mega-ciudades multiservicios donde convergen oficinas, locales comerciales, colegios, y claro, VIS”, resaltó.

La Constructora Bolívar también está trabajando en el sector. Su presidente, Carlos Arango, le contó días atrás a LR que, si bien en los últimos 12 meses han vendido entre 13.000 a 14.000 unidades de interés social, en este momento están trabajando en un megaproyecto en Barranquilla en donde se planean entregar entre 20.000 y 30.000 viviendas.

A pesar de que el ejecutivo no precisó la cifra exacta de cuánto invertirán en los proyectos, recalcó que “los costos directos (materiales y mano de obra) en el año son de más o menos de $700.000 millones”.

Vivienda es el rubro que jalona la construcción

El segmento de la vivienda sigue siendo el rubro que jalona la construcción. Así lo demuestran las cifras del Dane, con corte a agosto, las cuales señalaron que en octavo mes del año el área autorizada bajo licencias destinada a vivienda presentó un aumento de 6,5% respecto al mismo mes de 2016. Durante los últimos 12 meses se aprobaron 18.523.150 metros cuadrados para la construcción de vivienda, lo que significó una disminución de 9,1%, sin embargo cayó más la vivienda con otro destino que la social.