La compañía española tiene tribunales de arbitramento por el puente Hisgaura, entregado en enero, y el Puente Pumarejo, entregado en diciembre

Lina Vargas Vega - lvargas@larepublica.com.co

Nuevamente Germán Vargas Lleras, arremetió contra la constructora española Sacyr. La más reciente columna de opinión del ex vicepresidente, titulada “Sacyr, pleitos más que obras”, es una enumeración de los problemas de la empresa en las concesiones de puente Hisgaura y el puente Pumarejo.

Sin embargo, el historial de polémicas por obras de la empresa en territorio nacional es más largo. En 1997, la compañía fue parte de un grupo colombo-español denominado Commsa (Concesionaria del Magdalena Medio), el cual estaba conformado además por ACS, la constructora de Florentino Pérez y cuatro empresas colombianas.

El Commsa ganó la concesión de la autopista de 625 kilómetros, el triángulo que unía Bogotá, Medellín y la Costa Atlántica; por US$425 millones, US$70 millones más barata que el siguiente oferente. La llamada Ruta del Sol, tenía originalmente 15 túneles, sin embargo una vez adjudicado el proyecto, el Commsa reemplazó la propuesta ganadora y suprimió US$100 millones del costo de los túneles. Cuando el Invias rechazó la propuesta, los españoles se llevaron los US$77 millones del anticipo, y el pleito involucró hasta al rey Juan Carlos.

Actualmente los problemas de la compañía se concentran en sus obras ya entregadas. En el puente Hisgaura, mejor conocido como ‘el acordeón’ por la forma corrugada que adquirió poco después de su inauguración, la propuesta original era construir tres puentes con un presupuesto de $80.000 millones, sin embargo las otras dos obras fueron suspendidas e Invias hizo entrega de un solo puente con 18 meses de retraso y un incremento de $24.000 millones para su construcción.

El polémico puente dio más de qué hablar hacia junio de este año, pues sin haber pasado seis meses desde su apertura, ya se habían iniciado obras de mantenimiento. Esos asuntos de la construcción de la obra no son lo único que representa gastos para el bolsillo de los colombianos, Édgar Higuera, gerente Logística, Transporte e Infraestructura de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), expresó que “la industria planifica su competitividad mejorando los tiempos de recorrido, cuando no se entrega una obra a tiempo, el país pierde, la industria pierde, y hay un sobrecosto en prepago de peajes”.

Aunque la empresa presentó demoras en sus proyecto, actualmente Sacyr enfrenta dos tribunales de arbitramento para solicitar un reajuste de costos y gastos administrativos por mayor permanencia en obra, cada uno de los del ‘puente acordeón’ es por $44.000 millones adicionales, aun cuando, según Vargas Lleras en su columna, “se dobló el valor de la obra, pero esta se redujo a una tercera parte”.

En el segundo litigio exige el pago de $200.000 millones y es por el puente Pumarejo, que se entregó el pasado 20 de diciembre, aunque durante su construcción la empresa recibió $130.000 millones más de lo acordado.

Dos días antes de la entrega de la obra, el ex vicepresidente también denunció a través de medios de comunicación que la directora de contratación del Invias, Catalina Téllez, suscribió una modificación en el contrato de la constructora que abría una puerta para agilizar reclamos de la empresa ante un tribunal de arbitramento.

Ahora, le compañía tiene cinco mega proyectos más en ejecución: Rumichaca - Pasto, Puerta de Hierro - Palmar de Varela y Carreto - Cruz del Viso, la segunda calzada Buenaventura - Loboguerrero (tramo Altos de Zaragoza - Cisneros), la doble calzada Pamplona-Cúcuta y también están en la Autopista al Mar 1.

En algunas de estas obras, como la autopista entre Puerta de Hierro y Cruz del Viso, la española ya ha tenido problemas, y en otros de los proyectos que tiene, como el de la renovación de la Zona Rosa en Bogotá, también se han visto envueltos en polémicas.

Finalmente, otro punto polémico es que el actual vocero de la empresa es Carlos Rosado Zúñiga, quien fue director del Invias de 2010 a 2012.