Productos inmunoestimulantes y medicinas para el estrés y la ansiedad destacan entre los que más están buscando los consumidores

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

El mercado de medicamentos en Colombia moverá alrededor de $18,3 billones el próximo año, según la Cámara de la Industria Farmacéutica de la Andi. Las medicinas son uno de los productos que más han incrementado su demanda en medio de la pandemia del covid-19 y el segmento de los homeopáticos, o la denominada medicina natural, también se ha visto beneficiado.

Desde Coopidrogas, la cooperativa que agrupa alrededor de 7.400 farmacias independientes en Colombia, la tendencia de consumo en la red de droguerías muestra que los productos naturales incrementaron la demanda entre 6% y 8% entre abril y junio de 2020 en comparación con el mismo periodo de 2019.

“Esto se debe ha que la gente ha decidido consumir productos naturales con el fin de evitar los medicamentos que pueden traer químicos o componentes diferentes para el organismo”, explicó Mauricio Quintero, gerente del Proyecto Tu Droguería más Cercana de Coopidrogas.

Una de las farmacéuticas dedicada a la fabricación de medicina alternativa que se ha visto beneficiada por la coyuntura es la alemana Heel, la cual tiene presencia en Colombia desde hace 22 años y que para el acumulado del primer semestre registró un aumento en ventas de 25% en comparación con 2019.

“Nuestro portafolio respiratorio se vio favorecido por la pandemia en marzo. Particularmente Engystol, un producto específico que lo que hace es fortalecer el sistema inmune, tuvo ventas récord pues en marzo vendimos en un mes lo que vendemos normalmente en un año”, mencionó Edgar Mohs, gerente general de Heel.

Si bien para este inmunoestimulantes no existe un estudio que demuestre que puede combatir al covid-19, sí es un medicamento que se utiliza para el tratamiento de otros virus respiratorios, lo que explica la asociación entre los consumidores y el incremento de la demanda por el producto, el cual es de venta libre.

“En ese momento, sin mucho pensarlo, nos dimos cuenta que la demanda estaba aumentando significativamente, siempre lo hemos promovido como un inmunoestimulante y los médicos lo han recomendado, por lo que tuvimos que hablar con la casa matriz para reforzar el inventario local del producto”, mencionó Mohs. De hecho, la compañía tuvo que adaptar una estrategia para suplir de forma parcial a las farmacias para garantizar las dotaciones.

La empresa, que tiene 220 productos en su portafolio, 200 medicamentos con registro Invima y más de 20 con registro ICA (que son los productos veterinarios), cuenta en el país con 16 droguerías propias en Bogotá, Cartagena, Ibagué, Neiva, Manizales, Cali, Medellín y Barranquilla, pero dada la coyuntura también adoptó sus establecimientos para comercializar productos de medicina alternativa de otros laboratorios.

LOS CONTRASTES

  • Edgar MohsGerente general de Heel para Colombia

    “En un solo producto que es Engystol, las ventas de todo 2019 las hicimos solo en marzo. Es un inmunoestimulante, no es un tratamiento para el covid como tal”.

  • Chloé Lacroix Gerente de proyecto de Boiron para Colombia

    “Vemos que la venta homeopática aumentó porque hay remedios reconocidos como preventivos. La gente comenzó a buscar este tipo de medicamentos”.

Edda Medina, presidente de la Sociedad Colombiana de Medicina Integrativa Homeopatía y Homotoxicología (Scomedihh), indicó que el impacto que ha tenido la pandemia sobre productos naturales ha sido alto, a pesar de que no hay estadísticas unificadas para este tipo de productos.

“La pandemia no ha generado un tratamiento convencional convincente o probado, en algunos casos se han utilizado fármacos como la hidroxicloroquina o la Ivermectina, pero no hay un tratamiento oficial o efectivo fuera de los corticoides, que se utilizan como antiinflamatorios”, indicó Medina.

La médica, especializada en medicina biorreguladora de sistema, explicó que el coronavirus es un virus RNA, como la influenza o el rinovirus, para los cuales estos medicamentos han demostrado tener una efectividad importante.

Otro laboratorio que también ha visto este efecto es Boiron, fabricante de productos homeopáticos francés, con presencia operativa en 59 países, que ingresó el año pasado al país con sede de fabricación propia.

De acuerdo con Chloé Lacroix, gerente de proyecto de Boiron para Colombia, particularmente los remedios reconocidos como preventivos comenzaron a registrar más ventas con el inicio de la pandemia, como es el caso de Oscillococcinum, un medicamento para prevención y tratamiento de los estados gripales, que según Lacroix ha incrementado sus pedidos.

“Al inicio de la pandemia subieron mucho los medicamentos percibidos como preventivos, pero a medida que se fue alargando la pandemia vimos que empezamos a vender más medicamentos para la ansiedad o el estrés, como Sedatif”, indicó la representante de la compañía francesa en Colombia.

Esta tendencia también se presentó en las ventas de Heel. “La cuarentena y la incertidumbre se dio en principio generó mucho estrés y ansiedad. Ahí hubo un incremento importante de aproximadamente 30% en las ventas de Neurexan, un producto de venta libre específico para el manejo del estrés”, indicó Mohs.

Laboratorios buscan expandir la homeopatía
Mohs, Lacroix y Medina mencionaron que el mercado de la medicina alternativa tiene potencial de expansión en Colombia. Heel trabaja desde hace más de dos décadas en un programa de educación médica con universidades como la U. del Bosque, la U. Libre en Cali y la Javeriana. “Los médicos en Colombia todavía tienen una formación muy convencional, muy alopática, en la medicina alternativa hay poca oferta en las universidades”. Por su parte, Lacroix mencionó que “en Colombia hay una necesidad homeopática grande”, y que por eso Boiron decidió establecerse en octubre del año pasado en el país.