Los estudiantes de la Universidad del Norte retomaron el lunes las clases del primer semestre académico de forma remota y virtual

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

La crisis causada por el Covid-19 ha hecho que muchas universidades tenga que cerrar sus salones de clases e implementar las aulas virtuales. Si bien el cambio en la dinámico puede ser chocante para los estudiantes, es una oportunidad para que las instituciones educativas mejoren las herramientas con las que imparten clases por internet.

Con corte de 30 de marzo, se reportó que más de 500.000 estudiantes recibían clases por medios virtuales en todo el país. El gran reto es, entonces, crear portales dinámicos y de fácil acceso, así como materiales didactivos por medio del aprovechamiento de las herramientas que ofrece internet.

En este sentido, la Universidad del Norte ha buscado la manera de reinventarse en tiempo de pandemia, para así continuar dando clases de calidad. Los estudiantes de la institución retomaron, el lunes 30 de marzo, las clases del primer semestre académico de forma remota,  que fueron  preparadas durante dos semanas por el cuerpo docente, con el apoyo del Centro para la Excelencia Docente (CEDU) y las plataformas dispuestas
por la Dirección de Tecnología Informática y de Comunicaciones.

Pasar de tener una idea sobre virtualización de clases a su materialización es un proceso largo y de apuestas. Así lo ve Felipe Lamus, profesor del Departamento de Física y Geociencias, quien enseña sobre el transporte de sedimentos a sus alumnos. Y aunque antes de la contingencia había sido reacio a las reuniones virtuales, hoy quiere convertirse en un docente líder que transmita optimismo a sus colegas con la adaptación de la modalidad remota de las clases.

La Norte tiene la plataforma  Blackboard Collaborate,  una herramienta robusta para el desarrollo de las clases virtuales, que permite realizar las clases de manera sincrónica y permite subir materiales didactivos como videos de youtube.

Natalia Hernández, profesora del Departamento de Matemáticas y Estadística, el primer reto de las clases en modalidad remota está en suplir todos los obstáculos de comunicación y por eso maneja dos canales principales con sus alumnos. El primero es a través de la aplicación Whatsapp, en donde los agregó por cursos, y el otro es por medio de la plataforma de la universidad, Blackboard Collaborate.

De esta forma, el reto es que los profesores se apropien de las herramientas virtuales para que los contenidos y materiales sean llevados correctamente al estudiante. Por su parte, los alumnos deben tener la mente abierta a un nuevo método de aprendizaje, que si bien está lejos de reemplazar al aula de clases físico, será cada vez más común.