La entidad mostró que ha tenido deficiencias en el suministro de medicamentos y ha tenido alzas en incidentes de desacato este año

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

La Superintendencia de Salud informó la decisión de tomar posesión de la EPS Cruz Blanca, y removió del cargo a la gerente Ana Leonor Arroyave para designar un agente especial de la Supersalud. En el cargo quedará encargado Felipe Negret Mosquera. La decisión se tomó por los hallazgos en cuanto a la situación financiera, técnica y jurídica.

En primer lugar, la Superintendencia mostró que los activos con los que cuenta la entidad, no son suficientes para cubrir los pasivos, lo cual no da las garantías para sus afiliados, además se presentó un aumento exponencial de quejas, tutelas y denuncias, siendo los primeros de todas las empresas del régimen contributivo con un alto número de estos problemas.

En el componente jurídico la empresa mostró un alza en incidentes de desacato, siendo junio el mes en el que más incidentes se presentaron, con 71.

En cuanto a las implicaciones, el delegado para las medidas especiales de la Entidad, Germán Augusto Guerrero, afirmó que “la medida no pretende ni revocarle la habilitación a la EPS, ni liquidarla, lo que pretendemos es clarificar el estado actual de la empresa para tomar las decisiones correspondientes y obviamente con esta medida queremos poder voltearla para que cumpla la razón social como EPS, en cuanto a aseguramiento o buscar otro tipo de operaciones para darle algún tipo de solución a la prestación del servicio de salud”.

La prestadora de salud, venia con vigilancia especial desde 2012, como medida preventiva. Sin embargo, el delegado aclaró que los dueños seguirán siendo los actuales, y los usuarios afiliados del Valle del Cauca, Antioquía, Cundinamarca y Bogotá, donde esta presente la EPS Cruz Blanca, seguirán siendo atendidos normalmente en la red prestadora de salud contratada, y de tener problemas, la entidad reguladora prestará pronta ayuda a solucionar las barreras de los usuarios. Además, se aclaró que los trabajadores de la EPS continúan vinculados normalmente.

Por otro lado, la entidad señaló que esperan con esto tener una idea más clara de la situación de la EPS, para tomar decisiones más claras de las acciones que haya que tomar, y afirmaron además que esta no es una medida que pretendan que se prolongue en el tiempo, como ha sucedió con otras entidades.