Matías Schapiro advirtió que el mrcado relacionado con el Covid-19 está sobrecargado en este momento.

Jorge Hernán Peláez

En entrevista con Al Paredón, Matías Schapiro, fundador y CEO de IBL Holding y presidente de FOILAT, explicó cómo se están haciendo las pruebas para determinar si un paciente tiene Covid-19; y dijo que los gobiernos deben tener cuidado con la piratería en el sector.

¿Cuáles son sus actividades y las organizaciones que representa?
Tengo un holding en el cual tenemos varias corporaciones en Europa, en Israel y acá en América Latina, en diferentes sectores. Dos de nuestras corporaciones son empresas que se dedican a la seguridad pública y defensa, junto con riesgo, empresas integradoras y una empresa de software trabajando en el sector público y privado en más de 40 países. Somos reconocidos a nivel global en estos sectores. En cada uno de estos países nosotros trabajamos con partners fuertes y serios.

También soy el presidente de Eilat, es el foro de Latinoamérica con el cual abrí el lobby para el desarrollo de relaciones bilaterales y de la América Latina en el Parlamento israelí. Abrí también la sucesión de amistades de Colombia en el Parlamento israelí y soy el presidente de la Cámara de Comercio Israel-España.

¿Cómo ven todo lo que está pasando en el mundo empresarial con el coronavirus?
El mercado está cada día revolucionando sin más en materia de histeria. Los gobiernos se dejaron estar muchísimos años, no compraron equipamientos ni herramientas para poder tratar una pandemia. Ninguno estaba preparado cuando vieron que empezó a pasar en China y luego se empezó a mover a otros países.

Los gobiernos siguieron tranquilos, fingieron que yo no iba a llegar hasta allí porque era muy lejos. Pero estamos hablando de una pandemia. Hoy en día hay muchísimas empresas, principalmente en China, que están fabricando y produciendo para todo el mundo. Vamos a decir que prácticamente cercano al 100% de los productos que hoy en día consumimos para el tratamiento del coronavirus, o sea, desde exámenes rápidos hasta barbijos o tapaboca, como le llaman en algunos lugares. Los protectores del cuerpo, anteojos, todo provienen de China.

Las fábricas chinas están a un tope de 100% de la capacidad de producción. Esto lo sabemos porque nosotros trabajamos únicamente con corporaciones que son empresas públicas y empresas de las más grandes de las cinco o seis, siete más grandes de China, con lo cual todas las empresas traen certificación, lo que es muy importante.

Mucha gente está tratando de aprovechar esta situación y hay muchísimos fraudes en todo el mundo. Vemos el caso de España y la Unión Europea, que compró muchísimos test y prácticamente ninguno funcionó.

El gobierno de China termina diciendo "señores de esta empresa que ustedes compran, no tienen ni certificación, no tienen nada, compraron barato".

¿Qué tanta piratería o qué tanto fraude se puede estar haciendo alrededor de este mercado en esta coyuntura actual?
Hay muchísima piratería en este mercado, más hoy en día, absolutamente en todo. Vemos con las máscaras de 3M, que 3M salió diciendo que hay un fraude gigante de piratería de máscaras. No es comprar barato, es comprar bien. Estamos hablando de salud de las personas y estamos hablando de bienestar.

¿Cómo ha observado la masificación de productos?
En la producción hoy en día se está masificando mucho más, pero junto con eso, como mencioné anteriormente, la histeria de los gobiernos por no haber hecho lo que tenían que hacer anteriormente. Hay muy pocos productores buenos, con lo cual se está haciendo cada vez más y más difícil poder hacer llegar todos los envíos en tiempo rápido a cualquier lugar del mundo.

Los gobiernos están actuando tarde, pero no significa que no tengan que comprar, con otro problema, no están saliendo de China la cantidad de viajes y los vuelos son muy pequeños. Nosotros tenemos la posibilidad de subirlo, quizás un poco más rápido, a los aviones; pero es muy complejo, es muy difícil y la limitación es muy grande.

Mientras más tiempo tarde el gobierno, más caro va a salir más costoso.

¿Cómo es el examen?
Para ser corto y sintético en el examen es muy simple, se hace una puntuación sobre el dedo, se extrae sangre, se pone sobre la pipeta sobre el script de la examinación y se pone un bofa, que es un líquido. Toma entre 10 y 15 minutos de examen, cualquier persona lo podría hacer en su casa tranquilo, aunque está hecho para que lo haga un profesional. Hoy en día no tenemos en ningún lado del mundo la cantidad de profesionales que pueden ser.

Entonces, si una persona se lo hace y le da positivo, se comunica con un número telefónico y si le da negativo y se siente mal, se quedan en su casa.

Nosotros podemos ir a cualquier lugar del mundo. Hoy los vuelos los conseguimos, tardan dos días más, tres días más, una semana más, pero no tenemos ningún problema. Lo único que no podemos asegurar es cuánto tiempo va a tomar exactamente en el proceso de producción.

Obviamente no es suficiente y la capacidad de producción en relación a la cantidad de pedidos, pero se siguen abriendo líneas de producción constantemente para poder llegar, quizás a fines de abril, con algo de stock, también para poder ir sacando parte hoy en día en China. Hasta hace dos semanas había stock. Hoy en día ya no queda stock prácticamente en nada. Si alguien les dice que tiene stock, dos posibilidades:

La primera, no es real. La segunda es que va a ser muy, muy caro. Hay que tener mucho cuidado también con eso. Hay que saber bien con qué estamos trabajando y por supuesto al gobierno de Colombia, como al resto de los gobiernos de América Latina, nosotros estamos acá para ayudarlos.