Al cierre de junio, varias empresas registran reducciones en su facturación, como Avianca, Terpel, Tecnoglass y Carvajal Empaques

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

El segundo trimestre de 2020 será recordado como uno de los periodos de mayor dificultad para la economía y la industria colombiana. La mala hora, que marcó una reducción de 15,7% en el PIB trimestral, se comenzó a ver reflejada en los resultados financieros de las empresas, con reducciones en sus ventas y pérdidas en el resultado del ejercicio.

A pesar de las caídas en la facturación, hubo empresas que aumentaron sus ingresos, pero entre las que menos redujeron sus ventas a junio destaca ETB, que solo vio una reducción de 2,1% en sus ingresos a junio y facturó $695.616 millones. La compañía registró pérdidas por $169.092 millones, lo que equivale a una caída de 893,6% en el resultado de su ejercicio.

Los ingresos de Ecopetrol, que cayeron 10,7% en el semestre, a $23,5 billones, fueron los segundos en verse menos golpeados por la pandemia. Sin embargo, la compañía reportó las utilidades más bajas en cinco años.

El golpe de la pandemia sobre Construcciones El Cóndor fue de 18,3% en sus ingresos operacionales, que llegaron a $337.609 millones, una situación que la compañía atribuyó a “la parálisis en la ejecución de las obras con ocasión de la pandemia”.

LOS CONTRASTES

  • Felipe BayónPresidente de Ecopetrol

    “En línea con las expectativas, los resultados del segundo trimestre de 2020 reflejan el impacto de una coyuntura sin precedentes originada por la expansión del covid-19 en el mundo”.

En el caso de Carvajal Empaques, la caída fue de 21,6% en sus ingresos, que se redujeron a $535.458 millones en el semestre, mientras que las pérdidas de la compañía se incrementaron en 255,2% a $16.743 millones.

En el caso de Tecnoglass, cuyos ingresos en moneda nacional llegaron a $642.260 millones, la variación fue de -22%. Por el lado de Terpel, a pesar de alcanzar ventas por más de $7,9 billones, la operación de la compañía vio una reducción de 24,1% en su facturación, mientras que Avianca, tuvo la mayor caída, 47%, a $4,53 billones.