El coworking ha venido adaptando sus sedes para atender las necesidades de las empresas y apuesta por un modelo más flexible

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

El aumento del trabajo en casa y la necesidad de retornar a las actividades habituales de las compañías ha abierto un debate a nivel mundial sobre los espacios de coworking. Para Karen Scarpetta, gerente general de WeWork Colombia, por el contrario, la pandemia ha representado una nueva posibilidad para este modelo empresarial, pues según ella, ofrece facilidades a las empresas para retornar a sus actividades sin incurrir en mayores gastos. De hecho, ya vienen trabajando en flexibilizar y adaptar su modelo bajo los protocolos de bioseguridad.

En los resultados globales de Softbank en el primer trimestre, WeWork reportó pérdidas ¿Las cifras para Colombia coinciden con este escenario?

Es un escenario diferente teniendo en cuenta el tamaño de los mercados. Softbank ha sido un aliado estratégico desde hace años, pero desde octubre del año pasado cuando sucedieron cambios especialmente en nuestros headquarters ha significado otra manera de manejar la compañía. En el caso de Colombia, no es directamente proporcional.

¿Cuáles fueron los resultados financieros en el país?

Estamos en escenarios diferentes. En Colombia hicimos el lanzamiento de nuevas ubicaciones, el portafolio crece a 13 edificios en diferentes ciudades (Bogotá, Medellín y Barranquilla) y los estados de crecimiento de los mercados tienen un impacto directamente en los resultados financieros. Aumentamos el portafolio y aún tenemos dos aperturas pendientes en 2020. Esto nos da un espectro distinto frente a la posibilidad de crecimiento que aún tenemos en Colombia.

¿El covid-19 no los ha hecho pensar en hacer cierres?

El covid nos ha puesto a repensar a todos, la descentralización y la flexibilidad son el futuro del trabajo. Son dos factores que WeWork tiene rediseñados para cumplir con la nueva realidad. Teníamos un plan para 2020 donde ya habíamos consolidado Bogotá, Medellín y Barranquilla. Este año se había pensado como de estabilización y para 2020 teníamos planes más austeros.

¿Cuántas empresas miembros de WeWork están dispuestas a retornar?

Somos aliados y los apoyamos en todo lo que necesitan, para que no tengan que desarrollar un plan frente a esta ‘nueva normalidad’, sino enfocarse en redefinir su modelo de negocio. Medellín lleva tres semanas regresando a la nueva normalidad, hemos visto que más de 20% de nuestros members han regresado a los espacios, y es la tendencia que vemos también en Barranquilla.

¿Bogotá podría llegar a 50% por el volumen de empresas?

El 20% se está logrando después de que han levantado algunas restricciones. En Bogotá existen muchas compañías globales que pueden tener un tipo de política distinta, eso nos puede cambiar la dinámica de regreso. Esperamos que las que más puedan volver sean las Pyme que no tienen recursos para desarrollar de manera tecnológica muchos temas en teletrabajo. Esperamos este mes estar arriba de 35%.

¿No es más barato para las empresas dar un auxilio de conectividad que pagar una membresía?

Son más factores que solo conectividad, hay empresas para las cuáles la productividad se vio afectada. A nivel de costos no podemos centralizarnos solo en tecnología, no es solo evaluar el internet o el mobiliario.

LOS CONTRASTES

  • Javier Echeverri HincapiéPresidente de ManpowerGroup

    “El coronavirus replanteó muchos espacios de las oficinas. Creemos que esta es una etapa en la que van a cambiar, más que las estructuras de las oficinas, los modelos de trabajo”.

¿El home office no es una competencia para WeWork?

No es una competencia ni para WeWork ni para el mercado inmobiliario, que no es flexible ni tiene la posibilidad de centralizar, pero WeWork sí. Permite que cada persona que sea miembro pueda moverse libremente por los edificios, si nos queda uno más cerca a nuestro hogar, esa debería ser la lógica, pensar en modelos alternativos para evitar el transporte, tener una flexibilidad para dedicarnos a nuestros hijos en casa y regresar a la productividad económica, que debe ser paulatina, y no excluyente.

¿Cuántos members tienen en Colombia?

Estamos alrededor de los 10.000 members.

¿Cómo han negociado los alquileres con compañías que no están usando los espacios?

Cuando hablamos de un contrato de arrendamiento es una relación donde simplemente se habla de metros cuadrados y hay términos no negociables. Acá hablamos de un contrato de membresía con condiciones contractuales diferentes, todos los servicios complementarios para tener una vida laboral óptima están considerados.

Las necesidades de cada empresa son distintas, cada una de las conversaciones y alivios que hemos ofrecido han sido diferentes. Hemos ofrecido alivios pensados en el flujo de caja, poniendo sobre la mesa posibilidades de pago diferido, donde nosotros absorbemos todo ese riesgo. La sostenibilidad de nuestros members es directamente proporcional a la de la compañía. WeWork tiene dos tipos de membresía, tenemos contratos mes a mes, pero también está la posibilidad de tener términos definidos, a seis, nueve o 12 meses.

¿Cuántas membresías hicieron acuerdos para diferir pagos?

Logramos tener diferentes tipos de alivios y más de 70% de las compañías aliadas tuvieron conversaciones con nosotros.

El Perfil 
Karen Scarpetta es profesional en Negocios Internacionales de la Griffith University de Australia. Durante su trayectoria profesional ha liderado las operaciones dentro de diferentes compañías en industrias como retail, tecnología, startups y educación. Se ha desempeñado como country product manager en EF Education First y como divisional sales manager and head of KAM CO para Groupon. Hoy en día se desempeña como gerente general de WeWork en Colombia, una multinacional con presencia en más de 19 países enfocada en ofrecer espacios de trabajo para diferentes públicos que van desde freelancers y emprendedores hasta medianas y grandes empresas.