La empresa espera que no se frene el préstamo del Gobierno con base en cinco argumentos, entre los que está el impacto en el empleo

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

Avianca Holdings informó que interpuso recurso de reposición y en subsidio apelación contra la suspensión del desembolso del crédito aprobado a la aerolínea por el Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome) por un valor de hasta US$370 millones. La medida cautelar fue notificada por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca el pasado viernes.

Avianca resaltó que el recurso presentado se basó principalmente en cinco argumentos. El primero consiste en las condiciones económicas favorables para los financiadores, las garantías sobre activos y la prioridad del pago de la deuda del Gobierno de Colombia.

"La financiación DIP está estructurada en condiciones de mercado que incluyen un retorno que compensa adecuadamente el riesgo de más de 90 financiadores que han manifestado su intención de participar en la misma", se puede leer en un comunicado emitido por la aerolínea.

También resaltaron que la financiación DIP prevé garantías sobre activos que representan más del doble del valor a financiarse bajo el tramo A, en el cual participaría el Gobierno Nacional.

Un segundo argumento es que la medida cautelar pone en riesgo la viabilidad de Avianca y la conectividad aérea del país, pues si se prohíbe al Gobierno Nacional desembolsar el crédito una vez este sea aprobado y celebrado, se afectaría toda la estructura de financiación DIP. Esto significa que Avianca sufriría una reducción mayor de sus niveles de liquidez, lo cual haría inviable su operación.

Otro argumento es que sin este crédito se ponen en riesgo 123.000 empleos anuales, 3,19% del PIB y el recaudo de US$ 1.300 millones en impuestos para el país. La aerolínea resaltó que entre las condiciones que el Gobierno Nacional impuso para otorgar el financiamiento están las de mantener las oficinas principales de administración de Avianca en el país, mantener su centro de operaciones (hub) en Bogotá e invertir, al menos, todos los recursos desembolsados por el Gobierno en Colombia.

Avianca también argumentó que afectación al interés público sería mayor a la conectividad, pues el cierre de la aerolínea impactaría negativamente buena parte de la reactivación económica del país, con particular afectación para sectores como el del turismo.

"Una reducción tan dramática en la oferta del servicio público esencial de transporte aéreo vulneraría derechos fundamentales tales como la vida, la salud, el trabajo y el mínimo vital de miles de ciudadanos, tal como lo ha reconocido recientemente la Corte Suprema de Justicia. El cierre total de Avianca perjudicaría el transporte de pacientes, medicamentos, órganos, sangre, insumos médicos, así como víveres, productos perecederos y alimentos a múltiples destinos nacionales con dificultades de acceso", publicó Avianca en comunicado.

El último argumento de la empresa tiene que ver con que la desaceleración en el sector turismo y en la cadena de valor del sector aéreo será mayor, puesto que las características de la industria aérea hacen imposible, desde las partes financiera, comercial y regulatoria, que otra u otras aerolíneas reemplacen la conectividad e impacto en la economía que tiene Avianca en el mercado colombiano en menos de cinco años.