Para la tercera versión el Gobierno tiene planeadas las mismas condiciones y restricciones acordadas para la segunda jornada

Joaquín M. López B.

Anoche el presidente Iván Duque, en su programa ‘Prevención y Acción’ dijo que para dispersar las aglomeraciones de diciembre se busca “adelantar la Navidad, que las personas puedan comprar desde este mes”.

Por eso, una forma de impulsar esa idea que pretende no solo reactivar el comercio, sino evitar aglomeraciones de cara a las compras de fin de año, es el último día sin IVA, el cual empezará a la media noche del 21 de noviembre, semana en la que están previstas nuevas marchas de ciudadanos y sindicatos.

Para el comercio significará otro impulso con el que se llegaría a más de $14,9 billones en compras, en medio del peor año para el consumo de bienes y servicios por la crisis del covid-19.

Esa suma sería el resultado de $5,1 billones que deje ese sábado, pues en el Gobierno prevén cifras similares a las del segundo día. El primero dejó $5,4 billones y el 3 de julio, $4,4 billones, según indicó Presidencia.

Los consumidores se deben preparar de la misma forma en como se vivió esa segunda jornada. Es decir, en materia de restricciones, no se podrá acudir masivamente a las tiendas a comprar electrodomésticos como pasó en el primer día sin IVA que registró miles de personas aglomeradas e, incluso, generó cierres y sanciones para comercios.

En otras palabras, así como se suspendió la venta presencial de televisores, computadores y equipos de comunicaciones en las grandes superficies, este 21 de noviembre pasará lo mismo, y precisamente, se incentivarán las ventas virtuales.

Hay que recordar que, por la medida, ese viernes 3 de julio del segundo día de la medida, se dio el mayor número de transacciones en internet (más de un millón) con compras que superaron $330.000 millones.

LOS CONTRASTES

  • Juan Esteban OrregoDirector de Fenalco Bogotá

    “Es una jornada que esperamos sea de todo el beneficio para los comerciantes que han pasado problemas durante la pandemia, y para eso se tomarán medidas de logística y seguridad”.

“El reto está en que, en estos casi cuatro meses desde la última gran jornada, los comercios hayan mejorado sus mecanismos de capacidad para ventas, pues como vimos, hubo filas virtuales de hasta más de 10 horas; y es normal, las empresas no estaban totalmente listas para recibir a tantas personas; y podría pasar de nuevo, si se tiene en cuenta que muchos aprovecharían el 21 de noviembre para adelantarse a la Navidad”, agregó Román Aguilera, director del Laboratorio Wobi-mob.

Y como esas negociaciones serán digitales, el retiro de productos comprados de manera virtual deberá programarse durante las siguientes dos semanas, para evitar aglomeraciones. Igualmente, a como pasó el 3 de julio, las autoridades de cada ciudad o municipio podrán fijar franjas horarias para la comercialización de determinados productos, tiempos por género o por cédula, y permitir la operación durante 24 horas.

Recuerde que algunas de las categorías incluidas son las de vestuario y complementos por hasta $712.140; electrodomésticos, computadores, equipos de comunicaciones, elementos deportivos y bienes e insumos agropecuarios hasta $2.848.560 por unidad; juguetes y juegos hasta $356.070; y útiles escolares de hasta $178.035 por compra.

También habrá anticipos para el pago de la prima de Navidad
El Gobierno fijó que para los servidores públicos se entregará la prima de fin de año entre el 15 y 30 de noviembre. “Para que las familias tengan recursos para el día sin IVA y otras fechas como el Black Friday”, agregó Duque. En el caso de los privados, el primero en tomar la iniciativa fue el Grupo Éxito, su presidente, Carlos Mario Giraldo, dijo que los 35.000 colaboradores con los que cuentan, tendrán esta prestación social entre esas mismas fechas “esta iniciativa nos da la oportunidad de brindar una mayor capacidad económica y bienestar para ellos”.