Según Colfecar, el recorrido pasaría de 525 kilómetros a 580 kilómetros, por lo que los costos de combustible también aumentarían.

Adriana Carolina Leal Acosta

Los transportadores de carga agremiados en Colfecar plantearon la necesidad de que se definan medidas de compensación ante los efectos que tendrá sobre el sector el cierre entre Cajamarca y Calarcá para facilitar las obras del túnel de La Línea.

El presidente ejecutivo de Colfecar, Juan Miguel Durán Prieto, indicó que los efectos económicos por esta medida, que va del 27 de enero al 31 de julio, serán muy altos para los transportadores que utilizan esta vía, por lo que señaló que se deberían establecer tarifas preferenciales en peajes y combustibles u otras que logren aliviar los sobrecostos.

“El cierre anunciado por el Invías obligará a reestructurar las operaciones de los transportadores de carga que transitan por este corredor de manera drástica” sostuvo Durán Prieto.

A lo que agregó, “en distancia estaríamos hablando de un recorrido 10,5% mayor pasando de 525 km a 580 km. Por el lado del combustible se produciría un aumento de 16,4% en el consumo, pues la vía alterna contempla un mayor tramo de camino montañoso y en el caso de los peajes se aumentaría el número de casetas a pagar pasando de 10 a 11, lo que significará que el valor pagado presentaría un aumento de 32,4% al pasar de $361.300 a $478,500”.

Además, subrayaron que el corredor Bogotá-Buenaventura es uno de los de mayor importancia en el país, teniendo en cuenta que solo la Sociedad Portuaria de Buenaventura moviliza 40,6% de la carga en el territorio nacional, siendo la contenerizada y el granel sólido, diferente del carbón, los tipos de mercancía mayormente transportados, por lo que los efectos económicos con este cierre serán millonarios para el sector.

Por ese vía, entre enero y noviembre del 2019 se movilizaron más de 14,5 millones de toneladas de mercancías y 62,5 millones de galones de productos líquidos. Según las autoridades, las principales exportaciones que llegan a este puerto son azúcar, preparados de azúcar y miel, juguetes y otros productos; mientras que en las importaciones priman el maíz, los cereales y otros productos.

En cuanto al flujo vehicular, se estima que por este corredor transitaron cerca de 42.800 vehículos en los primeros once meses del año pasado, de los cuales 47% correspondía a vehículos tipo camión rígido y el 53% restante, eran tractocamiones.

“Frente a esto se hace necesario que haya una adecuada coordinación por parte de todos los agentes relacionados con nuestro sector como generadores de carga, autoridades viales y municipales y operadores logísticos, entre otros, para mitigar los efectos de dicha medida” concluyó el dirigente gremial.