La autoridad sentenció que el servicio de transporte que presta la plataforma es ilegal e inseguro

Juan Sebastian Amaya

La Superintendencia de Transporte tomó la decisión de someter a control a la plataforma tecnología de transporte de pasajeros CAP Technologies S.A.S (Picap) y convocarla a proceso de liquidación judicial ante la Superintendencia de Sociedades.

La autoridad señaló Picap presta el servicio de transporte público terrestre en vehículos no homologados para ello (entre los que se encuentran las motocicletas), lo que corresponde a una actividad ilegal y sobre todo insegura para los usuarios.

Al respecto, la compañía advirtió que, a pesar de que respeta las decisiones de las autoridades, "mientras este proceso surte el trámite respectivo, el funcionamiento de la plataforma no tendrá ningún cambio para los usuarios.

La decisión de la Supertransporte se adoptó debido a la situación crítica en materia jurídica, financiera y contable evidenciada y, sobre todo, para brindar una solución a la seguridad de los usuarios del sector transporte y a la legalidad mediante la debida prestación del servicio público de transporte.

La autoridad comprobó que la actividad principal que desarrolla CAP Technologies es ilegal, si se tiene en cuenta que existe prohibición expresa para transportar pasajeros en vehículos tipo motocicleta, con lo cual se compromete seriamente los principios rectores del transporte, entre los cuales se encuentran la seguridad, la calidad y el libre acceso.

En visita de inspección la sociedad manifestó retirar una medida que consideraba necesaria para la calidad del servicio consistente en utilizar gorros para protección y salubridad al momento que los usuarios utilizaran los cascos. Retiro que el Representante Legal justificó en que era así porque “este elemento hace que la policía de tránsito los identifique más fácil.”

En adición, la situación crítica de la compañía consiste entre otras, en registrar como su controlante a una sociedad extranjera, sin identificar a su real socio principal, lo cual puede llegar a ser una conducta reprochable por la autoridad competente.

Así mismo, en las pruebas recaudadas por la Superintendencia en visita de inspección, encontró que el Representante Legal de la sociedad incurrió en presuntos delitos bajo la gravedad de juramento, al manifestar, entre otros, que no era representante de otras sociedades cuando sí lo es, como de la sociedad Softlab S.A.S. (pasarela de pagos utilizada por la sociedad para aparentemente evadir su real actividad de prestación del servicio público de transporte). Por lo que compulsará copias a la Fiscalía General de la Nación para lo de su competencia.

Por lo demás, esta Superintendencia incentiva y acompaña el desarrollo empresarial y tecnológico en el país; como quiera que con el ejercicio de sus funciones apoya la legalidad en las actividades del transporte, bajo los principios de transparencia y equidad, todo para contribuir al fortalecimiento de un sector transporte eficiente en el que los agentes que participen en él aporten, desde la legalidad, a su crecimiento y robustez.