sábado, 24 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co

“Efectivamente hoy en día los productores del sector agropecuario consideran que los precios que perciben por la venta de sus productos no obedecen a sus costos de producción”, destacó Carlos del Valle, director de desarrollo sostenible de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC).

Además, 42% cree que es el factor más desfavorable de su actividad, según la última Encuesta de Opinión Empresarial Agropecuaria (Eoea). Incluso es una tendencia que se ha profundizado en los últimos cinco trimestres.

Una muestra de esto fue lo logrado a principios de este año cuando debido a la caída de los precios internacionales el Gobierno accedió beneficiar al sector cafetero con $900.000 millones, luego de una larga jornada de protestas que paralizó esta actividad. Con ella los cafeteros obtuvieron que el subsidio quedara en $145.000 por carga de 125 kilos y si el precio interno quedaba por debajo de lo $480.000, la Nación quedó en dar $20.000.

“En muchos casos lo que sucede es que mientras que los precios se han mantenido, los costos totales (entre ellos los insumos, que pesa entre el 50% y el 70%) han aumentado significativamente”, aseguró Jesús Rivera, director técnico de la Asociación Hortifrutícola de Colombia (Asohofrucol).

Esto sumado a que los agricultores no tienen sus cuentas claras y por lo tanto hay poca información de los precios, los costos y la rentabilidad, hace muy difícil el análisis de lo que realmente está sucediendo, agregó.

En el caso de la papa, señala Alejandro Esteves, presidente de la junta directiva de Fedepapa, es muy volátil, porque el precio está regulado por la oferta y la demanda. “Lo que ha sucedido últimamente es que los costos de producción están superando el precio de venta por kilo. El costo por esta unidad es en promedio de $550 y el precio oscila entre $300 y $700, en la mayoría de los casos dando pérdidas”.

Incluso, gran decepción existe en el sector cuando a pesar de que se anuncian ahorros de $46.000 millones para los importadores de insumos del sector agropecuario por parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo eso no se ve directamente reflejado en el costo que asume productor.

Es lo que se ha denunciado como el oligopolio de los agroinsumos, de acuerdo con el vocero de Dignidad Cafetera, Víctor Correa.

Una de las soluciones que se han encontrado, destacó del Valle, tiene asidero en la asociatividad para eliminar la intermediación excesiva del sector. Y además lograr un sistema de vigilancia de precios que le permita al Gobierno evaluar cuáles se están disparando, por qué y lograr mitigar el impacto de esta fluctuación, sin una intervención tan excesiva, pues esto sí distorsionaría aún más las cifras del sector.

Finalmente, dijo, es importante mencionar que dependiendo el ciclo productivo hay crisis que permanecen en los bolsillos de los productores, como por ejemplo la devaluación del dólar, pues los impactos de las medidas actuales llegan a paso lento.

Las opiniones

Rafael Mejía
Presidente de la Sac

“La reducción de 31% en el presupuesto para el sector es un gran retroceso, así no puede haber sostenibilidad. Debería existir un Viceministerio de Desarrollo Rural”.

Alejandro Esteves
Presidente de la Junta Directiva de Fedepapa

“La rentabilidad del cultivo de papa es muy volátil porque solo está regulado por la oferta y la demanda. El costo de producción por kilo es de $550 y el precio ha llegado a $300”.