sábado, 24 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

La bancada de congresistas de Boyacá se encuentra concentrada con un grupo de campesinos del departamento a las afueras de la Casa de Nariño, a la espera de ser atendidos por el presidente de la República, Juan Manuel Santos, con motivo del paro agrario que se ha adelantado en diferentes zonas del país.

“Le estamos exigiendo inmediatamente al Gobierno Nacional atención oportuna y que sea directamente el Presidente de la República quien atienda este asunto, que es una exigencia de todos los parlamentarios de Boyacá y de los campesinos nuestros”, declaró el senador Édgar Espíndola.

Para él, realizar este plantón fue la forma que encontraron los parlamentarios para que el Gobierno Nacional se solidarice y escuche a los campesinos de Boyacá.

“Aspiramos que así como le ha dado prioridad al tema de La Habana, también le dé prioridad al tema de los que producen, de los que trabajan y construyen la paz en Colombia que son los campesinos nuestros. Es lo mínimo que podemos exigirle, que atienda a los campesinos boyacenses”, reiteró Espíndola.

En cuanto a los bloqueos y hechos violentos que se han presentado en Boyacá, el congresista hizo un llamado a la calma, rechazó los hechos y pidió a los manifestantes para que eviten estos actos vandálicos. Además, recordó que el campesino no es un terrorista y que, por lo tanto, los congresistas seguirán solidarizándose con la defensa de la gente del campo de Boyacá.

Los congresistas que están a las afueras de la Casa de Nariño son los senadores Jorge Pedraza, Edgar Espíndola, Jorge Londoño, Juan Córdoba y los representantes Gustavo Puentes, Pablo Sierra, Carlos Amaya, Humphrey Roa y Rafael Romero. Según informaron planean permanecer allí hasta que reciban una respuesta del Gobierno Nacional.