.
ECONOMÍA "Nunca hemos dicho que queremos imponer el Castro-chavismo"
martes, 14 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Fernando Quijano Velasco

Cada año el conflicto le cuesta a Colombia alrededor de 13% de su PIB y se destina a atender la guerra interna más de $28,28 billones anuales de un presupuesto desfinanciado de $216 billones al que ya el Ministro de Hacienda le tuvo que restar $6 billones.  

Por cada $100 que tributa un colombiano a la Dian, $25 se van a la guerra. Incluso hay estudios oficiales que dan cuenta de que el país económico crecería entre dos y hasta cuatro puntos adicionales en su PIB si se logra un acuerdo final y se rediseña la distribución de recursos presupuestales, ya que existiría una mejora en la distribución de la propiedad de la tierra, un sistema financiero más incluyente, una mejora en la percepción de los mercados financieros sobre Colombia, una mayor eficiencia del gasto en seguridad, un aceleramiento en la reducción de la pobreza y se podría hasta frenar la llamada fuga de cerebros, que en parte está relacionada con el conflicto armado. 

Y es que en los años anteriores las cosas habrían sido muy diferentes, ya que solo quitando el conflicto armado del panorama, Colombia habría logrado crecer hasta 8,7% promedio según un estudio del Centro de Recursos de Análisis para el Conflicto (Cerac). 

Sin embargo, no todo es color de rosa en la mesa de negociaciones, y las posiciones en ciertos temas son tensas, pero no irreconciliables. La economía ha sido un tema tocado tangencialmente, así todo tenga que ver con presupuesto, agricultura, industria,  cooperativismo, impuestos y el papel que juegan los empresarios en los anhelados tiempos del posconflicto.  

Y es que hay varios puntos de inflexión cuando se aborda la temática económica. El bajo perfil que se ha mantenido en la mesa sumado a la poca agenda económica, deja muchos vacíos informativos que son llenados deliberadamente por fuerzas interesadas en desequilibrar la balanza. Mientras en la mesa hay un peso muy fuerte de actores militares y políticos, se siente orfandad de lo económico. Y pesa más lo ideológico en un asunto que necesita gran funcionalismo en los acuerdos. 

La salida de la mesa de negociación del actual embajador en Washington y ex director de la Andi, Luis Carlos Villegas, se ha sentido especialmente en lo económico, pues los negociadores han llevado la agenda a temas más jurídicos y sociales que políticos y económicos. 

Es así, como varios gremios prefieren no exponer sus opiniones y confían en lo prometido por el Gobierno en materia de modelos económicos. No obstante, las personas están nerviosas porque no saben por ejemplo si sus inversiones que son de largo plazo van a quedar muy cerca de una zona que es una caja negra para ellos, como son las tan nombradas zonas de reserva. 

Nuestro periódico es el primer medio especializado en hablar de economía con el Secretariado de las Farc durante estas negociaciones de la administración Santos. Los guerrilleros (en palabras de Pablo Catatumbo) dejan claro que no le apuestan a un modelo similar al de Cuba o de Venezuela para Colombia, tal como se ha dicho en repetidas ocasiones, y que el país necesita de empresarios exitosos que puedan dar más trabajo formal, pero que paguen impuestos y que ayuden a erradicar la corrupción que aflora en lo público. “Nunca hemos dicho que queremos imponer el Castro-Chavismo. Solo queremos participar con garantías de que no nos maten”.

El Secretariado designó a Pastor Alape (comandante del Bloque Iván Ríos que opera en Antioquia y el Eje Cafetero) para que nos respondiera las inquietudes económicas sobre su pensamiento actual de lo que sucede en el mundo económico. 

Un dato curioso: tanto guerrilleros en La Habana, como muchos empresarios en Bogotá y el mundo entero, solo hablan de las tesis económicas propuestas por el economista francés de moda por estos tiempos, Thomas Piketty, bajo su argumentación central en ‘El Capital en el siglo XXI’ donde sostiene que la acumulación de capital crece más rápido que la economía, disparando la desigualdad, y que  para evitarlo deben existir impuestos progresivos y un impuesto mundial sobre la riqueza con el fin de ayudar a resolver la desigualdad. 

Ustedes han dado la orden de parar la extorsión y el secuestro durante los diálogos, ¿cómo harán para que sus cuadros en las regiones no terminen siendo bandas criminales? 

Esos términos no los compartimos en su sentido literal ni político. Las Farc-EP nos comprometimos hace tres años, unilateralmente, en el sentido de que hacia el futuro no volveríamos a practicar retenciones con fines económicos o financieros. Hemos cumplido fielmente nuestra palabra. Esa decisión no guarda relación ni con los diálogos, ni con una eventual ruptura de ellos. Nuestros liderazgos son político militares, con suficiente entendimiento, tanto sobre la sociedad colombiana como sobre nuestros objetivos políticos.

Poseen disciplina y profundas convicciones, no tenemos los temores que plantea. 

¿Dónde ven a unos 5.000 guerrilleros activos en el sector económico? 
La cifra es suya y no nuestra. En cuanto a las repercusiones del fin del conflicto, Planeación Nacional y otras entidades públicas y privadas hacen una serie de predicciones positivas para el crecimiento económico. Al respecto preferimos guardar prudencia, no creemos que el modelo económico vigente sea capaz de hacer prosperar al conjunto de los colombianos. Por eso tenemos otras propuestas para hacer política. No nos vemos como agentes económicos de consideración en uno u otro campo, seremos miles de activistas políticos alternativos. 

¿Su modelo socialista adelantará expropiaciones empresariales? 
En la coyuntura nacional e internacional actual no cabe esa propuesta, no lo estamos haciendo así, ni en la Mesa de La Habana ni en nuestra plataforma política de reconstrucción y reconciliación nacional. Además eso no hace parte de la Agenda, que, como le explicaba, lo que busca es terminar con el conflicto y no la concertación de una revolución por contrato. 

¿Cuánto cuesta mantener a todos sus guerrilleros al año? ¿Hay cálculos sobre cómo van a mantenerse esos hombres reinsertados? 
Multiplique por los miles que desee, lo que puede costar el sostenimiento de un colombiano promedio, sumando la logística para la resistencia armada. La suma es considerable, por más que nos esforzamos en aplicar un criterio proletario en el gastos. Los cálculos serán cuestión de discusión en la Mesa, en eso hay expertos de renombre. Ya se habla de cooperación internacional, y naciones poderosas muestran interés en colaborar. 

¿Están negociando el modelo económico del país en el acuerdo? 
Buscamos puntos de encuentro para la terminación del conflicto, eso es distinto a negociar. Pensamos que hay en curso políticas de corte neoliberal, que debieran ser reconsideradas de modo específico. Algunos, equivocadamente, se refieren a eso como la negociación del modelo económico. Somos conscientes de que la envergadura plena del modelo económico desborda los marcos de la Mesa, corresponde a un debate político abierto que aspiramos a dar en los escenarios de la política legal, en condiciones de garantías plenas para su ejercicio. Eso no excluye que se pueda hacer algo sobre problemas concretos y urgentes. 

¿Qué papel tiene el sector empresarial en su reinserción? 
El Acuerdo General contempla la discusión sobre la reincorporación de las Farc a la vida civil -en lo económico, lo social y lo político- de acuerdo con nuestros intereses. Seguramente que el sector empresarial tendrá mucho que aportar en los dos primeros temas mencionados. Y no solamente con relación a nosotros, sino en su responsabilidad ante el país, ante la gente de Colombia que soporta una desigualdad económica y social impresionante. 

¿Cómo va a aportarle la guerrilla reinsertada al crecimiento económico? 
La guerrilla como tal pasará a convertirse en partido político, con propuestas de carácter alternativo sobre el desarrollo económico del país. Es hora de que dejen de mirarnos como grandes empresarios en la ilegalidad, con enormes capitales y tierras por incorporar a la economía del país. Esa es la leyenda negra echada a rodar por nuestros adversarios políticos y militares, levantada falsa e irresponsablemente por los más encarnizados enemigos de la paz. 

¿Qué pueden esperar las multinacionales y las empresas nacionales de su papel en la sociedad colombiana? 
Seremos un partido político legal, con propuestas sobre la economía, la sociedad, la política y la cultura. Nuestros planteamientos serán públicos y abiertos al debate en las plazas públicas y escenarios institucionales. Nuestra disposición al diálogo será permanente. No veo por qué, en una sociedad democrática, tenga que existir alguna prevención con nosotros. 

¿Ecopetrol y las otras empresas petroleras, más las mineras, qué pueden esperar de sus permanentes ataques? 
Actualmente rige un cese el fuego unilateral de parte nuestra, en el que quedaron incluidas las acciones de sabotaje económico, incluso contra las empresas dedicadas al saqueo de importantes recursos del país. Además de un gesto de carácter humanitario, se trata de un importante muestra de buena voluntad en dirección a la paz. La firma de un cese el fuego bilateral consolidaría tal comportamiento de nuestra parte, y con mayores razones lo haría un fin definitivo del conflicto. Los primeros en poner en riesgo la suspensión de esos que usted llama ataques, son los que hacen permanentes llamados a la confrontación. La guerra nos perjudica a todos. 

Algunos cálculos dicen que en paz el país puede crecer dos puntos adicionales del PIB. ¿Tienen sus propios cálculos? 
En las preguntas anteriores respondí sobre el tema. 

¿En cuánto tiempo se ven como actores políticos en la sociedad colombiana? 
Ojalá fuera mañana mismo. Si se tratara solo de nuestra voluntad, esta guerra no habría tenido lugar, nunca hubiéramos sido guerrilleros alzados en armas. Fueron la persecución política y el terror de Estado los que nos obligaron a la rebelión. Los plazos para nuestra militancia política abierta y legal dependen del tiempo que empleemos en pactar el fin de esas lacras que impiden el juego democrático limpio y pacífico. 

¿Tiene ideas empresariales o proyectos sociales para emprender durante el posconflicto? 
No somos empresarios, sino políticos profesionales. Si me habla del plano personal o individual de los guerrilleros, seguramente que no será así, sin perjuicio de los acuerdos a los que lleguemos sobre las condiciones para nuestra reincorporación a la vida civil. Como organización política sí tenemos nuestras propias ideas al respecto, ampliamente difundidas desde la Mesa de La Habana y en diversos documentos nuestros.  

¿Cuáles son sus compromisos con la actividad empresarial y sus empresarios? 
Ya he respondido en pregunta anterior al hablar sobre las expectativas de multinacionales y empresarios.

¿Cuánto vale mantener un guerrillero al mes?
Pastor Alape dice que mantener un guerrillero al mes vale unos $670.000 más o menos en tiempos de paz. A esta cifra no se le suma el gasto diario de la guerra que consiste en pertrechos militares, logística y movilización de tropa. Eso es más o menos un salario mínimo legal colombiano que suma $644.350, sin contar el subsidio de transporte. Otro dato revelador es que todas las finanzas de la guerrilla de las Farc son centralizadas en el Secretariado y que de allí se asigna un presupuesto mensual a cada bloque para enfrentar la guerra. Las mujeres guerrilleras son más costosas en la selva y hay algunos frentes que no las aceptan en sus filas. 

Las opiniones

Rafael Mejía 
Presidente sociedad de agricultores de Colombia 
“Estamos esperando tener una política agraria de Estado, haya o no un acuerdo en La Habana. Hoy el problema son los pendientes. Hasta que no se resuelvan no se puede dar un concepto final”.

Jorge Humberto Botero 
Presidente de federación de Aseguradores colombianos, Fasecolda 
“Nosotros esperamos, tal y como lo ha dicho el Presidente de la República, que el modelo político y social de Colombia contemplado en la Constitución no tendrá cambio alguno”.

Andrés Valencia 
Presidente de Fenavi 
“Lo que no queremos es que las iniciativas agro empresariales se desincentiven, la idea es que tengan tanto espacio como los proyectos de economía campesina”.

MÁS DE ECONOMÍA

Hacienda 03/08/2021 “El costo de la evasión del impuesto de renta e IVA es 20% del recaudo tributario"

Mónica Bolaños, de la firma Deloitte, aseguró que la evasión se debe analizar con lupa a la hora de mejorar las fuentes de ingreso

Laboral 31/07/2021 Bloqueos llevaron a Cali al segundo lugar de más desempleo con una tasa de 21,4%

En junio la tasa de ocupación subió a 20,6 millones de personas, pero aún falta recuperar cerca de 2 millones de trabajos, según el Dane.

Minas 01/08/2021 Ministerio de Hacienda autorizó a Ecopetrol crédito externo hasta por US$1.200 millones

La empresa informó que los recursos podrán ser utilizados para propósitos corporativos generales

MÁS ECONOMÍA