El presidente de la ACP, Francisco Lloreda, dijo que las inversiones en exploración se reducirán 60% por la coyuntura

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

En una rueda de prensa virtual, la Asociación Colombiana de Petróleo reveló un informe sobre el impacto del Covid-19 y la crisis de precios internacionales sobre la industria nacional. En concreto, el presidente del gremio, Francisco Lloreda, reveló que el país se debe preparar para un periodo de precios relativamente bajos.

Lloreda advirtió que, con la coyuntura, se estima una caída de 60% en la exploración. Así, se estima que esta inversión pasará de US$640 millones a US$270 millones, es decir, un recorte estimado de US$370 millones en la inversión de las empresas privadas.

Uno de los puntos que destacó es que a mediados de marzo se esperaba que se puedan explorar uno de los dos pozos costa afuera previstos para este año. No obstante, el recrudecimiento de la crisis y el alargue en las medidas de aislamiento como consecuencia del Covid-19 han llevado a suspender estas inversiones.

En producción, por su parte, se estima un recorte de US$670 millones, es decir, de USD 1.200 millones que las empresas privadas esperaban invertir en producción este año, se pasaría a un presupuesto de US$530 millones para este año. Acá no se incluye Ecopetrol, quien aseguró hace unos días que también recortaría sus inversiones en más de US$1.200 millones.

En cuando a los empleos, el líder del gremio aseguró que las compañías continúan trabajando para mantener puestos de trabajo. Sin embargo, de la información reportada por las compañías ante el gremio se calcula que, frente al personal empleado a finales de 2019, a marzo los empleos directos se redujeron 2% y 48% los indirectos.

Estas cifras se podrían agudizar si la situación de precios y la emergencia continúa, pues se prevé que entre abril y diciembre de este año se podrían recortar en total 8% de empleos directos y el 72% indirectos.

Uno de los puntos en los que Lloreda hizo un llamado de atención fue en materia de costos de transporte. Aseguró que el “break-even”, o punto de equilibrio, para cubrir los costos de producción de petróleo en Colombia se ubica entre US$40 y US$45 por barril de Brent, lo que indica que, por debajo de este rango, las compañías en Colombia obtienen ingresos operacionales que apenas cubren sus obligaciones actuales en la fase de producción.

"Insistimos de una manera respetuosa intervenir las tarifas de oleoducto en el marco del Artículo del Código de Petróleo. No estamos proponiendo que las empresas asuman el costo de la crisis de precios. Lo que si se les solicita es que ponga de su parte, porque no lo han hecho", explicó Lloreda.

A esto agregó que con estos precios difícilmente se lograrán cubrir las inversiones de capital en exploración y producción requeridas para sostener la producción hacia futuro y aumentar las reservas.

Bajo el panorama de incertidumbre que vive el sector, el gremio reveló que trabaja con el Gobierno para aliviar cargas de la industria. Por eso, propuso la prórroga temporal de plazos de compromisos contractuales con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), así como la reducción de garantías bancarias para respaldar dichas obligaciones.

A su vez, se añadió que la ANH está estudiando cómo se haría el diferimiento en el pago de derechos económicos contractuales.