• Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

Los poderes extraordinarios que el Plan Nacional de Desarrollo le dio al Ministerio de Agricultura con el objetivo de reasignar las competencias de sus entidades adscritas perderán vigencia en diciembre, lo que significa que al Ejecutivo le quedan menos de tres meses para firmar una serie de decretos donde se detallará el proceder de los anunciados cambios.

La Misión para la Transformación del Campo (iniciativa de Planeación Nacional) ya había aconsejado escindir el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder). En respuesta, el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, anunció en marzo de este año que cambiaría la entidad para abrirle paso a la creación de otras dos.

La última entrega de la Misión detalla lo que sería una modificación drástica de la institucionalidad del campo para mejorar la productividad y competitividad de las zonas rurales. Específicamente el documento recomienda crear un Fondo de Desarrollo Rural y una Agencia Nacional de Tierras.

Para esta ocasión además se advierte la necesidad de devolverle al Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) su carácter técnico, “volver a sus raíces”. Los asistentes al evento coincidieron en que la pérdida de rigor la llevó a perder el respeto entre los gremios.

El director de la Misión y exministro, José Antonio Ocampo, afirmó que aunque el grueso de la planta del ICA es de personal técnico la cabeza también debe serlo. “Hay que olvidarse de nombrar a alguien con contactos políticos, tiene que ser casi un concurso internacional abierto de pura capacidad técnica”.

Luego recordó que el Incoder tuvo origen en cuatro instituciones, “una de ellas ya se sacó (pesca), ahora proponemos hacer lo propio con otras dos, de manera que se tengan dos figuras con nuevas funciones, una nueva filosofía”.

Roberto Junguito, exministro de Hacienda y también titular de la cartera de Agricultura durante la presidencia de Belisario Betancur, aseguró que hay un claro consenso entre los miembros de la Misión respecto a reformar el Incoder. “Todavía no tenemos las recomendaciones finales, pero también estamos viendo la transformación de otras instituciones como el ICA. Los cambios tendrán mucho más fondo, se trata de establecer las mejores políticas para el sector agropecuario, en eso estamos”.

Así mismo, el exministro de Hacienda, Minas y Agricultura Juan Camilo Restrepo hizo un llamado a eliminar la politización que viene embargando al ICA. “Es muy preocupante porque muchos temas de sanidad animal y vegetal que el país requiere con apremio están a su cargo. No podremos exportar ni participar en los TLC sin un instituto más técnico”.

En ello coincidió el consultor del Departamento Nacional de Planeación (DNP) José Leibovich: “el caso del ICA es urgente porque solucionaría toda la problemática relacionada con nuevos cultivos que tienen posibilidad de exportarse, si no tenemos una entidad que ayude en la agenda fitosanitaria estamos perdidos”.

Con respecto al Incoder, Restrepo celebró que la Misión proponga desglosar las funciones en dos grupos: tierras y desarrollo rural. “Hoy el Incoder hace de todo, pero la Misión propone que sea más especializado y de más envergadura. El gran interrogante que queda es qué va a pasar con el cascarón de la entidad, ¿va a entrar en liquidación o no?”, cuestionó.

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, quien también participa como miembro del Consejo Directivo de la Misión explicó que no se trata de desbaratar el Incoder sino de revisar qué funciones van a tener cada una de las entidades del agro para ver cómo se pueden dividir frente a tierras y desarrollo agropecuario.

El exministro Antonio Hernández Gamarra resaltó que el elemento más valioso del informe de la Misión Rural es el énfasis de que la política agrícola tiene que ir de la mano de la inclusión social y productiva, así como de la inversión pública.

“En el plano institucional se proponen algunos cambios razonables como es fortalecer el ICA y su trabajo respecto a las medidas fitosanitarias. También pienso que reunir en el Incoder funciones administrativas tan dispersas no fue una buena idea”, concluyó.

La pregunta que queda sobre la mesa es de dónde saldrán los recursos necesarios para las reformas propuestas y la creación de las nuevas entidades ahora que el Ministerio de Agricultura debe asumir una inversión de $1,6 billones para su programa más ambicioso (Colombia Siembra) y que el proyecto de ajuste al presupuesto le quita a la cartera $1,5 billones.

LR intentó contactar al ministro de Agricultura para conocer su versión sobre las recomendaciones pero no fue posible dado que se encontraba reunido con un grupo de productores en el Huila.

Se necesita una visión de exportación

De acuerdo con Dalila Cervantes, analista agropecuaria de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), es necesario fortalecer el sistema sanitario si se quiere consolidar una visión de exportaciones y en ello radica la importancia de que el ICA opere de la manera en que el sector lo requiere. Así lo hizo saber la vocera durante la presentación de el documento de revisión de las políticas agrícolas que el organismo entregó al Gobierno Nacional desde abril. El presidente de Fedepalma, Jens Mesa Dishington, aseguró que en su momento “el ICA fue una entidad muy buena, pero como funcionaba también la acabamos”.

Las opiniones

Juan Camilo Restrepo
Exministro de Agricultura

“El llamado al ICA es a eliminar la politización que la viene embargando, lo cual es preocupante por ser la autoridad sanitaria”.

Cecilia López Montaño
Exministra de Agricultura

“La falta de una institucionalidad adecuada ha sido uno de los problemas más serios del sector agropecuario”.

Antonio Hernández Gamarra
Exministro de Agricultura

“Haber reunido en el Incoder funciones administrativas tan dispersas no fue una buena idea, estoy de acuerdo con esa advertencia de la Misión”.

Roberto Junguito Bonnet
Exministro de Hacienda y Agricultura

“La Misión todavía no tiene las recomendaciones finales, pero es muy claro el consenso que hay respecto al Incoder, en eso estamos”.