La ministra de Minas y Energía sostuvo que el presupuesto se ha visto limitado por la caída de los precios del petróleo

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co

En medio de la emergencia económica y sanitaria que vive el país por la dispersión del covid-19, algunos sectores políticos han propuesto que el Gobierno Nacional asuma la cobertura total de los servicios públicos mientras la pandemia es mitigada.

Sin embargo, la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, explicó las razones que impiden llevar a cabo la propuesta; durante un debate en la Comisión Sexta del Senado, la ministra aclaró la forma como funciona el presupuesto nacional y cómo este se ha visto limitado por la caída de los precios del petróleo y el carbón.

Suárez agregó que los gastos del Gobierno se han visto consumidos por la emergencia, puesto que los recursos públicos están siendo empleados para cubrir las necesidades de salud durante la pandemia. Por esta razón, el Estado no cuenta, según las declaraciones de la ministra, con la posibilidad de cubrir las facturas de electricidad y gas de la población.

"El ministro de Hacienda tiene que buscar plata para los alimentos, para aumentar las capacidades del sector salud, plata para el ingreso solidario y los 160.000 pesos que le están llegando a todas esas personas que no tienen apoyo del Sisben, ni de Familias en Acción”, declaró Suárez.

La funcionaria recalcó el apoyo por parte del Estado para ayudar a los usuarios a lo largo del país, pero dijo que ir más allá resultaría imposible dado el valor de recaudo del servicio de electricidad. Las ayudas citadas por la ministra fueron los beneficios otorgados a los estratos 1,2 y 3. "Hay que recordar que ya cubrimos un monto muy importante de estos recursos, que es el 60% del consumo básico de electricidad del estrato 1, el 50% del estrato 2 y el 15% del estrato 3. Además, en gas cubrimos el 50% del estrato 1 y el 50% del estrato 2", expresó.

Suárez sostuvo también que estos apoyos económicos cuestan al Estado al rededor de $3 billones en electricidad, mientras que en el servicio de gas suma un total de $620.000 millones.