La compañía estadounidense tiene aún pendiente con Reficar, un proceso por los daños en el proyecto de modernización

Joaquín M. López B.

A comienzos de este año, la compañía McDermott International Inc. la cual compró a la también estadounidense Chicago Bridge and Iron Company (CB&I), anunció su proceso de organización en el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos. (Recientemente recordado en Colombia porque Avianca empezó el mismo proceso).

Para Colombia, el hecho de que McDermott entrara al proceso tenía peso y efectos, pues la Refinería de Cartagena S.A.S está en medio de un proceso legal ante un tribunal de arbitraje internacional. Detrás de este pleito jurídico, está un contrato de consultoría de gestión de proyectos que se pactó entre ambas partes, el cual tenía como fin las obras de modernización de la planta de procesamiento de crudo.

Ahora, la compañía estadounidense anunció que terminó el 30 de junio su proceso de reorganización, y ya cuenta con la liquidez para continuar con su operación. Por eso, Reficar en un comunicado anunció que el pleito legal que hay vigente seguirá su curso normal; más ahora que la demanda ya aclaró sus cuentas.

"El proceso arbitral de Refinería de Cartagena contra CB&I, que busca resarcir los perjuicios ocasionados al proyecto de modernización y ampliación de este activo estratégico del país, sigue su curso normal", explicó Reficar en un comunicado.