La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Sanchez Pedraza - msanchez@larepublica.com.co

La industria es la principal preocupación de Fedesarrollo para el crecimiento de la economía de este año, que mantienen en una perspectiva de 3,8%, por debajo del 4,5% que tiene como meta el Gobierno. 

Tras los datos revelados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane) sobre la caída de 2,8% en la producción industrial a agosto, Leonardo Villar, director ejecutivo de este centro de pensamiento e investigación, señaló que hace falta una transformación del sector de cara al comercio internacional

¿Cómo ve los resultados de la industria y ventas minoristas?
El Dane reveló el viernes dos mensajes muy fuertes. Por un lado, las cifras del comercio tienen una recuperación sorprendentemente positiva y que genera buenas perspectivas. Cuando se miran las ventas sin vehículos en el mes el resultado es de 8,6%, que es muy alto. Pero al mismo tiempo se revelaron los datos de la industria que muestran que el problema del sector se está agravando cada vez más y ciertamente genera muchísimas dudas.

¿El Plan Pipe no está dando los resultados que se esperaban en la industria?
El Plan de Impulso al Empleo y la Productividad (Pipe) es un programa que actúa en distintos frentes y unido a otros elementos podría pensarse que está dando buenos resultados, en construcción y comercio, por ejemplo. Lo cierto es que en la industria no se ve un impacto todavía y ahí se requiere pensar cómo transformarla, que ha estado muy concentrada en la producción de mercado interno, hacia una que piense en aprovechar los TLC y las posibilidades de internacionalización.

¿Definitivamente el consumo va a ser el jalonador principal de la economía?
Claramente la industria se está comportando mal y por ese lado no hay buenas perspectivas a corto plazo. Los resultados del comercio sugerirían que el consumo se está comportando muy bien y esto es consistente con los indicadores de confianza de los consumidores. Estos tuvieron un desplome en agosto y en septiembre, pero en buena medida como consecuencia de una baja en las expectativas. Hay que esperar que este  deterioro no empiece a convertirse en un elemento que afecte negativamente este jalonador que hasta ahora va comportándose muy bien.

¿Cuál es su perspectiva para el crecimiento económico?
Es bastante inferior a la que tiene el Gobierno, de 3,8% y la mantenemos. Puede parecer baja, pero refleja una expectativa de recuperación importante en el segundo semestre como la que estamos evidenciando en algunos indicadores, como el comercio. La razón para verlo así es que en el primer semestre el PIB apenas creció 3,4% y vemos que si finalizamos el año en 3,8%, tendremos que tener datos del tercer y cuarto trimestre superiores al 4%. Lo que habría entonces es una recuperación importante del dinamismo, que nos conduciría hacia un crecimiento en 2014 del orden de 4,4% o 4,5%, muy cercano al crecimiento potencial. 

¿Se podría decir que el principal riesgo para la economía es la industria?
Sí, nos genera preocupación la persistencia los datos tan negativos en la industria y esto puede afectar el optimismo que tenemos hasta ahora. Esta preocupación es generalizada, ya que más de 30 de los 44 subsectores están mostrando datos negativos. No es un tema focalizado, aunque hay sectores que están siendo particularmente golpeados como el de vehículos.

¿Qué opciones hay para la industria?
Precisamente en este sector de automóviles se ve lo que podría ser el comienzo de una recuperación gracias a una reestructuración importante. Hay algunas empresas que están comenzando a exportar y a especializarse en la producción de algunas líneas específicas. 

Eso es un ejemplo de lo que puede ser la recuperación de la industria hacia futuro: sectores que se ven golpeados, pero que su rediseño de la producción se dirigen a líneas específicas en las que pueden ser competitivos y luego pueden comenzar a crecer de manera importante. Esto es fundamental para aprovechar los TLC y la recuperación que ya estamos viendo en economías como las de Estados Unidos y Europa.

Construcción, difícil de interpretar
Leonardo Villar aseguró que la construcción es un sector difícil de interpretar para definirlo como un riesgo para la economía. “Por un lado se ve un precio de vivienda en estratos altos que reflejaría comportamientos buenos de la demanda, el crédito de vivienda se comporta bien, la Vivienda de Interés Social (VIS) se comporta bien. Pero hay otro lado que genera inquietudes como el empleo y la baja producción del subsector de minerales no metálicos (muy ligado a la construcción y que cayó 4,9% a agosto, según el Dane ) entonces habría que esperar a ver cómo se sigue desempeñando el sector”, dijo el director de Fedesarrollo.

La opinión

José Manuel Restrepo
Rector del Cesa

“La economía está creciendo, pero con obras públicas, no con agro ni industria, por lo que podría haber un impacto en materia de empleo”.