La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Gerson Beltrán Franco - gbeltran@larepublica.com.co

Varios expertos asistentes al foro de LR denominado “El riesgo reducido en el consumo de nicotina: de amenaza a oportunidades en salud pública”, concluyeron que es importante reducir el número de personas que consumen cigarrillos, una adicción que deja al año cerca de seis millones de personas muertas, por lo que, los cigarrillos electrónicos se convierten en una herramienta esencial. 

Estos instrumentos no usan nicotina, ni tampoco hacen combustión, lo que evita que la persona esté expuestas a cerca de 4.000 partículas contaminantes que están en el cigarrillo y causan enfermedades como el cáncer de pulmón, junto con otras afectaciones respiratorias que no son difundidas constantemente. 

Frente a esta situación, Martha Ciro, médica neuróloga y directora de posgrados de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, dijo que los cigarrillos electrónicos al ser una opción para los fumadores activos, no pueden ser adquiridos por prescripción médica, pues a los adictos al tabaquismo les quedará más difícil enfrentar su adicción y se tendría una sociedad con menos víctimas respiratorias. 

Russell indicó que en el mercado se consiguen cigarrillos de tercera generación que funcionan con líquido y pilas, que al momento de inhalar se activa un sensor que calienta la solución, que luego se evapora. De la misma manera, defendió que estos elementos no deberían ser censurados, sino que por el contrario mostrar sus bondades y defectos para que sean las mismas personas quienes elijan si usan o no esta opción. 

En cuanto a las acciones que impulsan las organizaciones de la salud para combatir el consumo de tabaco, el investigador internacional hizo mención positiva, pues aseguró que en lugares como el Reino Unido la política convencional que incluye aumentar el precio de cigarrillos, evitar la venta al menudeo, establecer que espacios libres de humo y restringir la publicidad de tabaco son efectivas ya que han logrado reducir casi en 50% el número de fumadores. 

Se pudo concluir que, en los casos de fumadores que no quieren dejar de fumar pueden cambiar a los electrónicos para mejorar su salud. 

La opinión

Martha Ciro
Directora posgrados escuela médicina Universidad del Rosario

“Los cigarrillos electrónicos no deben ser autorizados por prescripción médica. A la gente se le debe informar para que tome decisiones”.