Hay mucho suspenso en medio de un pronóstico económico cada vez más sombrío y un menor interés de los inversionistas

Bloomberg

Los planes de ventas de activos de Empresas Públicas de Medellín ESP, incluido su negocio chileno de aguas, permanecen en suspenso en medio de un pronóstico económico cada vez más sombrío y un menor interés de los inversionistas.

La empresa, controlada por la ciudad de Medellín, pospuso encuentran su desinversión de Aguas de Antofagasta a multas de 2019 debido al contexto político, social y económico en Chile en ese momento. Aún no ha decidido si reanudará el de ventas debido a las “circunstancias desfavorables que actualmente están afectando a los mercados en todo el mundo”, dijo la compañía en una respuesta escrita a las preguntas.

EPM lanzó un plan de desinversión hace dos años para recaudar efectivo en medio de retrasos en su enorme proyecto de represa hidroeléctrica Ituango, que se ha visto afectado por deslizamientos de tierra durante la construcción y sobrecostos. La represa, cuyo inicio de operaciones se espera para principios de 2022, totalizará cerca de US$3.400 millones, con un costo incremental de US$1.500 millones, según Fitch Ratings.