La jornada podrá ser de hasta 12 horas, cuatro días a la semana. Además, la prima de junio, recargos nocturnos y dominicales, se pagarán a cuotas hasta diciembre

Adriana Carolina Leal Acosta

Con la firma del Decreto 770 del 3 de junio de 2020, que ya entró en vigencia, se establecieron varios cambios significativos al sistema laboral colombiano que, según los analistas, no hubiesen sido aprobados en circunstancias distintas a las de la pandemia, por lo que su vigencia será lo que dure la emergencia sanitaria.

El más importante, por lo novedoso, es que se podrá disminuir el número de días que se labora a la semana, pasando de cinco a cuatro.

Esto es posible porque se permitirá redistribuir las 48 horas que componen la jornada ordinaria semanal y hacer turnos más largos en un mismo día, pasando de las ocho horas convencionales a un máximo de 12 horas.

De este modo, al estar trabajando la misma cantidad de tiempo a la semana, las cuatro horas de diferencia por jornada al día no serán consideradas como horas extra y, por tanto, no se deberá pagar recargos.

“Se trata de una iniciativa bien orientada en la medida que supone el respeto de la jornada máxima legal semanal de 48 horas”, dijo Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario.

Cabe mencionar que para hacer efectiva esta medida, los empleadores y empleados deben ponerse de acuerdo. Frente a lo cual, el académico advierte que existe una asimetría en el poder de negociación, en el que los trabajadores no pueden manifestar libremente su opinión. “De modo que este tipo de medidas deberían incluir una cláusula de reserva sindical”, afirmó Jaramillo.

LOS CONTRASTES

  • Rosmery QuinteroPresidenta de Acopi

    “Hacemos un llamado a las empresas que puedan de pagar la totalidad de la prima, que lo hagan, porque también necesitamos que la gente cuente con su dinero para activar las compras”

  • Bruce Mac MasterPresidente de la Andi

    "La Andi ve como un hecho muy positivo que el Gobierno haya tomado la decisión de apoyar el 50% del pago de la prima. Esta medida va en el sentido correcto, como es el de construir mecanismos que busquen minimizar el efecto de la actual crisis frente a la gran amenaza del desempleo"

El segundo cambio descrito en el Decreto es que los recargos nocturnos y dominicales que seguirán teniendo lugar, se podrán pagar en cuotas iguales a más tardar hasta el 20 de diciembre de este año.

Lo mismo sucederá con la prima de junio, para la cual, además, se podrá aplicar a un subsidio de $220.000 para cada trabajador que devengue entre un salario mínimo y $1 millón mensual. Con esta medida se espera que se cobijen a al menos cuatro millones de asalariados. Para aplicar, se deberán mostrar las planillas Pila de junio y el desembolso se haría en los primeros días de julio.

“Allí hacemos un llamado a los empresarios que tengan la posibilidad de pagar la totalidad de la prima porque también necesitamos que la gente cuente con su dinero para activar las compras”, dijo Rosmery Quintero, presidente de Acopi.

Otra medida que ratifica el documento, es la de entregar un subsidio de $160.000 a los más de 600.000 trabajadores a los que les suspendieron el contrato o entraron a una licencia no remunerada. “Pues aunque en estos casos las empresas continúan pagando la seguridad social, los empleados no están percibiendo ingresos”, explicó el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera.

El cuarto punto que especifica el Decreto es que, pese a que ya se venció el periodo de emergencia económica, se permitirá que las cajas de compensación continúen dando subsidios de desempleo de emergencia a más de 6.600 personas que quedaron cesantes por la crisis, que ya habían sido aprobadas, pero que no se les había pagado.

Además, el artículo primero establece que estas entidades podrán adelantar el recaudo previsto entre junio y diciembre de 2020, a modo de autopréstamo reembolsable, para poder dar subsidios a 57.000 personas nuevas.

De este modo, contando un total de 85.840 beneficiarios a los que ya se les desembolsó, se podría dar cobertura a 150.000 personas. Sin embargo, quedarían por fuera 23.900 personas que cumplen con los requisitos, pero para quienes no alcanzarían los recursos, según el reporte con corte al 19 de mayo.

Sin embargo, según conoció LR, cuando se acabe el presupuesto dispuesto por las cajas de compensación para este fin, el Gobierno entraría a dar subsidios de sus propios fondos, pero el monto ya no sería de $1,7 millones por persona, más cotización a salud y pensión como están haciendo las cajas de compensación, sino que se pondrían nuevos montos y condiciones.

Sobre esto, se especula que podría ser un subsidio de apenas $160.000, como la del programa 'Ingreso Solidario' que ya se está entregando a familias vulnerables.