El dato de crecimiento de 3% del segundo trimestre está por encima del de otros países de la región como México o Brasil

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

En el segundo trimestre, la economía colombiana confirmó su tendencia de recuperación al crecer a un ritmo de 3% gracias al impulso del comercio (4,8%) y de las actividades financieras (4,6%). Además, se vio un leve crecimiento tanto de la industria (0,6%) como de la construcción (0,6%), aunque aún no crecen a los ritmos que se esperan. Los anuncios del Dane favorecen a las metas del Gobierno, pues la entidad no solo revisó al alza la variación del crecimiento del primer trimestre, desde 2,8% hasta 3,1% anual, sino que reveló que el PIB desestacionalizado del segundo trimestre creció 3,4%.

Este crecimiento estuvo en línea con las expectativas de analistas como Fedesarrollo, pero sorprendió al alza a otros como Bancolombia (2,6%) o Bbva (2,7%). Igualmente, está por encima de los crecimientos de países como México o Brasil, que tuvieron una variación del PIB de 0,1% y de -0,13%, respectivamente.

El comportamiento en el segundo trimestre favoreció a todas las actividades, que presentaron crecimientos siendo la rama del comercio, transporte y alojamiento la más jalonadora al crecer 4,8%, 0,7 puntos porcentuales más que hace un año. El director del Dane, Juan Daniel Oviedo, explicó que este dinamismo se debió a que las diferentes festividades que se presentaron entre abril y junio como el Día del Padre, de la Madre o los descuentos impulsaron las ventas. Al igual, la celebración de la Semana Santa empujó al transporte aéreo y la hotelería.

LOS CONTRASTES

  • Juan Daniel OviedoDirector del Dane

    “Por primera vez, tuvimos a todas las actividades económicas con valores positivos en el segundo trimestre y solo dos muy pegadas a 0% que son la industria y la construcción”.

  • Alberto CarrasquillaMinistro de Hacienda

    “El dato de crecimiento estuvo en línea con lo esperado. La economía está rebotando y creemos que el segundo semestre será mejor. La turbulencia internacional nos reduce las expectativas”.

“El crecimiento fue mejor de lo esperado. Con este dato, se demuestra que el comercio es uno de los principales jalonadores. Además, ubica a la economía local por encima de otras desarrolladas como es el caso de Alemania, que cayó 0,1% en el segundo trimestre”, manifestó Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco.

Las otras ramas que impulsaron la economía del segundo trimestre fueron las actividades financieras y de seguros, que vieron una expansión de 4,60%, y el sector de la información y comunicaciones, con un alza de 4,20%. “En este periodo se vio una dinamización del consumo de servicios de internet de banda ancha y de telefonía móvil”, argumentó Oviedo.

Entre tanto, también destacó el crecimiento de la administración pública (3,1%), de las actividades inmobiliarias (3,1%), de las artísticas (2,9%) y del suministro de electricidad y gas (2,60%). “A pesar de que no está teniendo un crecimiento similar al del primer trimestre por una reducción de plantas temporales y por una salida a pensión de muchos funcionarios, el sector público es uno de los que más contribuye con el PIB”, indicó el director del Dane.

Ramas a mejorar
Sin embargo, el panorama tanto de la minería como de la industria fue el que sufrió el mayor deterioro frente al mismo periodo del año anterior. De un lado, la explotación de minas y canteras tuvo un crecimiento de 1,20%, lo que representa una reducción de 4,10 pp frente al mismo trimestre de 2019; y del otro, la industria presentó una variación de 0,6%, lo que implica una caída de 2,30 pp. Al igual, el crecimiento del agro tampoco estuvo en línea con lo esperado. Este se expandió 1,5%, mientras que hace un año su alza fue de 1,9%.

“El resultado de este conjunto de sectores, que no solo depende de la dinámica interna de la economía, sino también del impulso global y del comportamiento del comercio exterior colombiano, estuvo limitado por el menor crecimiento del PIB mundial y la volatilidad de los mercados internacionales que afectó los precios internacionales de algunas materias primas”, analizó Mauricio Hernández, economista del Bbva.

Y es que si bien la actividad petrolera continuó en dinamismo, la debilidad de la explotación de minas y canteras provino de la extracción de carbón y de minerales metalíferos. “Tuvimos problemas con el carbón por las condiciones climáticas, además de que los precios internacionales han registrado una caída importante. No obstante, algunas producciones como las de las esmeraldas mejoraron”, explicó el director del Dane.

Por otro lado, lo que perjudicó a la industria en el segundo trimestre fue la menor producción de cemento gris y de los alimentos procesados en abril. También, la caída de las actividades de refinación de azúcar por las fuertes lluvias registradas en algunos departamentos como el Valle del Cauca y la celebración de la Semana Santa. Del sector agropecuario, Oviedo indicó que presentó un resultado mixto que obedece a un ambiente menos pesimista para el arroz y más optimista para el café. “Uno de los efectos parciales del cierre de la vía al Llano fue que no se pudo comercializar yuca”, agregó.

Respecto al sector construcción, este registró una fuerte recuperación al pasar de una contracción de 5,6%, en el primer trimestre, a crecer 0,6%. No obstante, el comportamiento de las obras civiles (13,8%) no pudo compensar la caída de 5,6% de las edificaciones. Esto se da porque las obras nuevas cayeron. “El sector ha estado expuesto a un menor nivel de actividad y a ciclos más largos de oferta y demanda afectado por un contexto con bajos niveles de confianza y menor de empleo”, dijo Sandra Forero, presidenta de Camacol.