La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co

Hasta la madrugada del 18 de diciembre funcionarios del Distrito y de la empresa Ciudad Limpia permanecieron reunidos para llegar a un acuerdo sobre la operación del aseo y la inclusión de la población recicladora para prestar el servicio.

Así con un resultado positivo en el papel, pero que iniciaba lentamente en las calles se dio vía libre al programa ‘Basuras Cero’.

Ayer comenzó un modelo con los privados en el que Ciudad Limpia realiza la recolección en Bosa y Kennedy, y permanece Atesa en Fontibón y Engativá (su contrato termina el 22 de diciembre), pero obligaba al Distrito a asumir la recolección de 4 zonas de la capital del país, pues aún no hay acuerdo con Lime y Aseo Capital, quienes tenían asignadas dos áreas de servicio exclusivo, cada una en el antiguo modelo.

El caos por la falta de recolección de las basuras se hizo explícito en las primeras horas de la mañana por Twitter, pero con el pasar de las horas, fue evolucionando. Al cierre de esta edición el alcalde Gustavo Petro anunció que al medio día 3.150 toneladas habían entrado al Relleno Sanitario Doña Juana. Cifras que se muestran en la búsqueda de cumplir con el promedio que se tenía, con el antiguo modelo, de 7.000 toneladas diarias con un incremento hasta del 40% en la época del fin de año.

El transcurso del día no fue nada sencillo, según alegó Jorge Rojas, secretario Privado, los “operadores abandonaron el servicio de aseo en diversos puntos”. Por esta razón, Aguas Bogotá debió asumir 47% más toneladas de lo que tenía previsto. La noche del 17 de diciembre el Relleno cerró con un desfase de 1.987 toneladas de residuos, de un total de 4.273, que dejaron de ser transportadas y depositadas. Hecho que significó un retraso de las operaciones al inicio de la jornada de 12 horas. A pesar de los 1.500 operarios uniformados, 364 volquetas, de 16 mts3, y 115, entre 5 y 7 mts3, 36 inspectores y 8 compactadoras, la operación no fue eficiente.

Ivonne Aristizábal, vocera de los operadores, reconoció que el servicio dejó de prestarse pues Distrito anunció que en el Relleno sería vetada su entrada a las 11:59 p.m., motivo por el cual se debieron modificar las rutas y frecuencias para entrar en esa hora límite. Y “vimos la realidad que vive la ciudad hoy”, esto indica que la operación del aseo es un oficio que no puede parar en las 24 horas del día, destacó.

Sobre este tema, el superintendente de Servicios Públicos, César González, aseguró que más allá de las posibles sanciones de intervención, la entidad observará detalladamente cómo se está prestando el servicio y quién lo está haciendo. “Se necesita una observación detallada, no con base en estadísticas visuales para tomar alguna decisión”. Así que habrá que esperar, cómo evoluciona la prestación del servicio.

Gobierno podría intervenir si no funciona el modelo
Ante el nuevo modelo de basuras implementado por el alcalde Gustavo Petro, el presidente Juan Manuel Santos afirmó que “si no funciona, vamos a tener un problema mayor y el Gobierno tendría que actuar, ojalá de común acuerdo con la Alcaldía, porque esa es la forma como somos más efectivos”. Ivonne Aristizábal, vocera de los operadores, dijo que es urgente optimizar el modelo que está usando el Distrito pues recolectar en volquetas demora mucho más tiempo que si se realiza en máquinas compactadoras como hacen los operadores.

Las opiniones

Darío Fernando Cepeda
Presidente del Concejo de Bogotá

“El primer día de ‘Basuras Cero’ se ha convertido en basuras a mil, montículos de residuos por todo lados, a Bogotá no le cabe un kilo más de mugre”.

Ivonne Aristizábal
Vocera de operadores

“La realidad que hoy vive Bogotá es que está llena de basura. Hace falta una organización mayor frente a la prestación del servicio de aseo”.