lunes, 12 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

Las exigencias en materia de infraestructura, financieras y hasta lo complejo que podría resultar manejar recursos públicos, están entre las motivaciones que argumentan propietarios de compras de café o pergamineros (intermediarios) consultados por este diario, para no animarse y postularse como posibles operadores del subsidio al precio del café, llamado también PIC.

Este empezó a pagarse contraentrega al momento de la venta del grano desde ayer en la red de puntos de compras de las cooperativas adscritas a la Federación de Cafeteros, con lo cual, ha señalado el ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, se cumple con el acuerdo de Pereira.

Una vez se aprobó el mecanismo de pago al momento de la venta, que complementa los otros sistemas ya en operación, la Federación sacó una convocatoria con el fin de que los intermediarios, cumpliendo requisitos establecidos, fueran también operadores del PIC. Pero las cosas para los pergamineros no son tan fáciles. Aunque algunos han mostrado interés en postularse otros señalan que los requisitos son muy altos. “No nos postulamos porque los requisitos son difíciles de cumplir. Hay que crear una cuenta aparte en el banco, adquirir una póliza, llevar contabilidad separada y tener una infraestructura. Eso puede incluso generar sobrecostos y es difícil que las compras de café puedan manejar este tipo de subsidios”, dijo Carlos Naranjo, gerente de Cancafé de Pereira.

Otros intermediarios manifestaron temor por una posible disminución en su comercialización de grano porque los cultivadores buscarían vender su café a las cooperativas de la Federación que ahora pagan el auxilio contraentrega. Es de aclarar que por el manejo de PIC no hay contraprestación y tendrá la vigilancia de los órganos de control. El representante de Caldas en el Comité Nacional de Cafeteros, Eugenio Vélez, señaló que los requisitos son cumplibles para cualquier comercializador y que a los privados se les abrió las puertas para entrar a operar el PIC.