Una de estas es entregar un subsidio de siete días de salario mínimo a las familias del régimen subsidiado en las que haya un caso confirmado de covid-19

Adriana Carolina Leal Acosta

Ante el reto económico y social que ha representado atender la pandemia del covid-19 en el país, el Ministerio de Salud, junto a la Administradora de los Recursos del Sistema de Seguridad Social en Salud (Adres), ha preparado tres mecanismos que se activarán en el momento que se considere que se alcanzó el pico de contagios.

El primero de ellos es la denominada “compensación económica temporal por aislamiento” dirigida a las personas del régimen subsidiado que se contagien de covid-19.

Esto, en palabras simples, se trata de un nuevo subsidio que se les daría a los trabajadores informales, pues esta es la población que no cotiza a salud y, por lo tanto, muchos de ellos están en el régimen subsidiado, conocido como Sisben.

De acuerdo con Diana Cárdenas, directora de la Adres, se tratará del equivalente a siete días de salario mínimo legal vigente, es decir, $228.816, teniendo en cuenta que cada día del sueldo básico en Colombia fue acordado en $32.688.

“Esto es el equivalente a lo que hace una incapacidad en el régimen contributivo, pero que no existe en el subsidiado y, teniendo en cuenta que es muy importante incentivar que la gente se mantenga aislada, se creó esa compensación. Pues, además, es población que suele vivir del día a día y por tanto está más expuesta al virus”, explicó Cárdenas.

Esta medida, aunque aprobada, aún requiere ajustes operativos y se giraría por cada familia afectada, una vez se confirmen los diagnósticos.

“Me parece que esta medida tiene mucho sentido porque el régimen subsidiado no tiene incapacidades, entonces es positivo que se equiparen ambos regímenes en este sentido”, dijo Jaime Arias, exministro de Salud.

Cabe recordar que, según las estadísticas de esta misma entidad, a junio, hay 27,4 millones de personas registradas en el régimen subsidiado, frente a 25,9 millones que cotizan en el régimen contributivo.

Ahora bien, la segunda medida que está pendiente de activación en la eventual coyuntura es la prima de servicios para los funcionarios de la salud que estén trabajando en la primera línea de atención del covid-19, tales como médicos y enfermeras.

De acuerdo con el Ministerio de Salud ese dinero se pagará sin tener en cuenta el tipo de contrato, es decir que podrán ser beneficiadas tanto personas con vinculación por prestación de servicios, como los empleados directos de los centros hospitalarios.

Sin embargo, este punto todavía no se ha reglamentado y la Adres está diseñando un sistema para recoger la información sobre los empleados de cada EPS para que cuando llegue el momento se haga el giro, a través de esas entidades.

Y, si bien aún no se ha determinado oficialmente el monto, en una alocución de abril, el ministro de esa cartera, Fernando Ruiz, había hablado de que el presupuesto es de $450.000 millones para aproximadamente 43.000 trabajadores.

De modo que, al dividir dicha suma en el número de potenciales beneficiarios, el total aproximado para entregar a cada persona sería de $10,4 millones, pero queda mucho trecho para que se confirme la transferencia.

La última medida tiene que ver con el pago de las incapacidades laborales de origen común, ya que enfermarse de covid-19 solo cuenta como enfermedad de origen laboral para los funcionarios de la salud. Así las cosas, y como funciona regularmente, cuando una persona no puede asistir al trabajo por cuestiones de salud, la empresa debe pagar los dos primeros días de la incapacidad y el restante, la EPS.

Para ello, la Adres, cada año, gira a las EPS una suma que corresponde a lo que se proyecta que se gastará en incapacidades. Sin embargo, este cálculo se hizo antes de la pandemia, por lo que, según Cárdenas, es posible que lo que se giró por este concepto sea insuficiente.

Ante esto, lo que se tiene previsto que la Adres saque los recursos para hacer un nuevo giro con el que se pueda cubrir esa diferencia.

¿Cuándo será el pico de la pandemia en Colombia?

Ahora bien, estas medidas expuestas anteriormente están sujetas a que el Ministerio de Salud decida que es el momento oportuno para activarlas, cuyo principal requisito es que se haya llegado al pico de contagios de la pandemia.

Sin embargo, la fecha aproximada en la que esto podría suceder es difícil de determinar pues, por un lado, las primeras proyecciones apuntaban a que esto sucedería en junio, luego en julio y luego en agosto.

Y segundo, porque según los epidemiólogos, como Carlos Trillos, de la Universidad del Rosario, y Fernanda Gutiérrez, de la Universidad Javeriana; hacer una proyección depende de diversos factores.

“De manera natural, como las cuarentenas se han movido, el denominado pico de contagio se ha aplazado también. Por eso vemos que hay numerosos modelos que se han equivocado, y no es porque estén mal hechos, sino que hay demasiadas variables”, explicó Trillos.

Sin embargo, cabe mencionar que entre el 16 y el 22 de junio el promedio de nuevos casos registrados en el país fue de 2.588, con lo que se llegó a 71.183 casos el lunes. De modo que se pone en evidencia que los contagios se están acelerando pues, de hecho, según la OMS, el número de infectados se está duplicando cada 18 días, aproximadamente.

Precios de la canasta de servicios de covid-19 aún están en revisión

Otro punto que está pendiente por terminar de definir es la tabla de precios de la denominada canasta de servicios de covid-19, en la que se estipula cuánto se pagará por los servicios que requiere una persona contagiada con el virus dentro de lo que se destacan las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). De acuerdo con el borrador que se había colgado anteriormente en la página del Minsalud, un día de hospitalización para un adulto en UCI valdría alrededor de $2,5 millones. Esos pagos también estarán a cargo de la Adres.