El presidente dio a conocer que la cuarentena irá hasta el 11 de mayo y que dos sectores podrán empezar a retomar actividades

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

El paquete de medidas que previamente había dado a conocer el Gobierno para contrarrestar el efecto que está teniendo la emergencia mundial ocasionada por el Covid-19 ahora deberá extenderse y, como dio a conocer el presidente de la República, Iván Duque, seguirá en pie con la ampliación del aislamiento preventivo obligatorio que se estipuló hasta el 11 de mayo.

Según dio a conocer el mandatario en una conferencia virtual, en este periodo regirán 11 puntos, varios de ellos ya se habían adoptado y se fortalecerán para cuidar la salud de los colombianos. Una de las primeras medidas será la prorrogación de la prohibición de vuelos internacionales y nacionales hasta finales de mayo, fecha hasta la que se estipuló la emergencia sanitaria. También se estableció que “no habrá transporte intermunicipal, los sistemas de transporte masivo deberán operar con protocolos estrictos y no deben tener capacidad superior a 35% y se deberá fortalecer el teletrabajo para proteger vida y salud”.

El mandatario afirmó que “tenemos una emergencia sanitaria hasta el 30 de mayo y debemos tener claro que el principio general con el que estamos trabajando es el aislamiento preventivo, por eso lo fuimos fortaleciendo gradualmente. Bajo el principio que tenemos hoy, debemos mantener la emergencia sanitaria y hemos tomado la decisión de extender el aislamiento hasta el 11 de mayo”. Pero aclaró que si no hay avances y “vemos afectaciones en las capacidades del sistema de salud, debemos tomar decisiones importantes”.

Entre las medidas también está la continuación de la restricción de los eventos; seguirá la restricción de funcionamiento de bares y discotecas; los restaurantes seguirán operando solo con domicilios; no estarán abiertas las universidades, colegios y jardines; la protección al adulto mayor es fundamental y se debe garantizar la estadía en casa; y los programas del Estado seguirán su curso.

Para Jorge Llano, vicepresidente de estudios económicos de Asonfondos, esta "es una decisión responsable y en la dirección correcta, toda vez que prima la salud de los colombianos, pero a la vez empieza a reabrir actividades del sector económico que generan empleo y alivian socialmente a sectores vulnerables".

Los sectores que se reabrirán

Según los anuncios del Presidente de la República, serán dos los sectores económicos que tendrán una flexibilización durante la cuarentena obligatoria preventiva para que puedan empezar a realizar sus actividades. Las empresas de construcción y manufactura tendrán que aplicar protocolos de bioseguridad claros que permitan controlar la expansión del virus y, además, conservar los empleos.

El ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, señaló que existe un gran consenso a nivel internacional de ir abriendo el sector constructor de forma gradual tras las cuarentenas. La primera razón es que la actividad edificadora se hace por etapas y cuadrillas. “Esa segmentación la convierte en un terreno fértil para aplicar este tipo de protocolos que permiten garantizar la salud de los colaboradores y vecinos”.

LOS CONTRASTES

  • Iván Duque Presidente de la República

    “Extenderemos el aislamiento obligatorio hasta el 11 de mayo. Si vemos afectaciones en las capacidades del sistema de salud, tomaremos decisiones importantes”.

  • Jorge Llano Vicepresidente técnico de Asofondos

    “Es una decisión responsable, pero a la vez empieza a reabrir actividades del sector económico que generan empleo y alivia a sectores vulnerables”.

Un segundo punto es que se construyen unas 200.000 viviendas al año, lo que significa que no retomar las operaciones sería comprometer el techo de un millón de colombianos. El tercer argumento corresponde a la vulnerabilidad del empleo.

“Son 980.000 trabajadores vulnerables en el sector de edificaciones y si eventualmente se compromete la viabilidad de los empleos se comprometería 4 puntos porcentuales de tasa de desempleo y empezaríamos un trágico peregrinaje de empleo formal hacia pobreza. Esto depende de un correcto proceso de socialización y un trabajo con las entidades territoriales. Hemos convocado y socializado el protocolo con 18.000 actores de la cadena de construcción, tenemos más de 250 manuales autorreportados por las constructoras en 16 departamentos”, agregó Malagón.

La vicepresidente, Marta Lucía Ramírez, dijo que en el campo de las manufacturas, se empezarán a aplicar protocolos estrictos desde la hora de entrada de los trabajadores a sus labores. Cascos y ropa de protección, además de guantes y lavamanos en líneas de producción hacen parte de las medidas que se tomarán en las empresas.

“Necesitamos que los operarios lleguen a las empresas en buenas condiciones y salgan para sus casas en las mejores condiciones. Con abrir las manufacturas estamos insistiendo en que el back office se siga haciendo en teletrabajo (…) Estos protocolos se han definido con los gremios, pero cada empresa debe cumplirlos. Empresa que no cumpla, no puede salir, sin importar que esté en un sector autorizado”, agregó.

Pero ¿en qué puede llegar a afectar a los demás sectores esta medida de apertura gradual? Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, aclaró que aunque respetan las decisiones del Gobierno “es muy preocupante para el empleo, pues la capacidad de aguante del comercio ya se agotó; estábamos con la expectativa de poder abrir con todos los protocolos algunas de las actividades y consideramos que es uno de los que debe abrirse inmediatamente en la reapertura, porque si se abre manufactura a ¿quién le van a vender?”.