Miguel Pérez, presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Servicios Temporales (Acoset), participó en el Foro LR

Laura Vita Mesa - lvita@larepublica.com.co

Las históricas cifras de desempleo en Colombia, sumadas a la propuesta de una reforma laboral estructural, han dejado muchos interrogantes. Por eso, para vislumbrar el panorama actual y las perspectivas a futuro, LR organizó el foro “Mercado laboral ¿Qué tanto hemos cambiado?”, con la participación de Ángel Custodio Cabrera, ministro de Trabajo, Juan Camilo Bueno, gerente comercial corporativo de Colsubsidio; Miguel Pérez, presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Servicios Temporales (Acoset) y Jorge Martínez Cáceres, gerente general del Grupo Acción Plus, holding líder en la prestación de soluciones de outsourcing basada en talento humano.

Durante su ponencia inicial Miguel Pérez explicó que " el entorno laboral está cambiando muy rápido, y se requieren nuevas habilidades informáticas, digitales y tecnológicas. Esto nos cambia el panorama porque lleva a que se intensifique el uso de la robótica, la automatización y la inteligencia artificial, y esos procesos, que venían lentamente, se están empezando a implementar y cambian el enfoque de preparación para el trabajo".

Además, el presidente de Acostet señaló que "nos enfrentamos a una menor demanda de trabajo, debido al aumento en los costos de producción la contratación de mano de obra". Esto, dijo, porque la implementación de medidas de bioseguridad intensifica los costos, lo que hace necesario que se reenfoque el problema de contratación laboral.

Adicionalmente, Pérez mencionó que hay retos importantes en materia de infraestructura tecnológica, en cuanto no estábamos preparados para el teletrabajo, y señaló que la disminución de producción también está afectando el mercado laboral.

"Este es el cambio más profundo que hayamos experimentado, y lo estamos enfrentando de forma dinámica. Sin embargo, esto nos genera interrogantes sobre cómo trabajamos, cómo priorizamos, qué formación necesitamos para esta nueva realidad y cómo agregamos valor", dijo.

Sobre los elementos que están en la legislación para enfrentar esta situación, Pérez resaltó la reglamentación del teletrabajo, aunque lamentó la prohibición de contratar teletrabajadores fuera del territorio nacional; el trabajo a domicilio, que no implica el uso de tecnologías, por lo que puede recuperarse para actividades que no caben en el teletrabajo, como la manufactura; y el servicio temporal de colaboración en actividad de terceros.

Sobre esta última, el presidente de Acoset anotó que es una figura de flexibilización que vincula al trabajador temporal en misión a través de empresas especializadas en este tipo de contratación, y señaló que esta figura evita la informalidad, ofrece todas las protecciones laborales y permite la incorporación de jóvenes y adultos mayores al mercado.

"Esta figura hay que reactualizarla en su dimensión, porque el trabajador en misión es una ayuda en situaciones como la de ahora, que ofrece a las empresas personal capacitado por el tiempo que lo requiera, para necesidades puntuales, y ahorra costos y requerimientos", explicó.

Finalmente, Pérez resaltó la reconversión laboral como uno de los grandes retos, y señaló la importancia de que el Sena se transforme para dar respuesta efectiva a las demandas de la nueva realidad.