El gerente general de EPM habló sobre la recuperación del proyecto en estos dos años y añadió que aún evalúa el impacto del covid-19 en las finanzas de la empresa

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El sábado 28 de abril de 2018 Empresas Públicas de Medellín le informó al país que uno de los túneles de desviación de Hidroituango se había taponado. Tras la emergencia, una semana después, la empresa decidió inundar la casa de máquinas con el objetivo de preservar las vidas de los municipios aguas abajo de la obra. Aunque esas decisiones, de fondo, fueron cuestionadas por los técnicos, académicos y ambientalistas, hoy, dos años después, el balance es positivo y las expectativas apuntan a que los cronogramas se cumplirán.

Así lo considera el gerente general de EPM, Álvaro Guillermo Rendón López, quien, en diálogo con LR, habló sobre la hidroeléctrica, las inversiones sociales y ambientales, la empresa, y cómo van los pagos de los seguros del proyecto, que, incluso, se iniciaron el año pasado con el desembolso de US$150 millones.

¿Cuál es el balance de estos dos años y cómo va la recuperación del proyecto?

Desde la contingencia el proyecto mantuvo su ritmo. El equipo de EPM ha trabajado en ello y se han presentado avances muy importantes. Buscamos al Gobierno Nacional y al presidente Duque para poder evaluar el nivel de avance. Eso se produjo en febrero con un PMU (Puesto de Mando Unificado) y fue sometido a examen el proyecto. Salimos muy bien, porque todas las actividades que se debían hacer se iniciaron. Esperamos que la primera unidad esté generando energía en diciembre de 2021. A pesar del coronavirus, se están cumpliendo los cronogramas en Hidroituango.

¿Desde el punto de vista técnico cuáles son los avances?

Estamos en un punto diametralmente opuesto al que estuvimos en 2018. Hemos logrado terminar la presa, llegar a la cota 435 y pavimentar la presa. También terminamos el vertedero y de ahí en adelante ha venido operando muy bien. Paramos el flujo de agua por casa de máquinas, o sea que por 271 días tuvimos inundada la casa de máquinas. Esa oquedad la llenamos y es un gran hito del proyecto.

¿Cuándo se instalarán las dos primeras unidades de generación?

Con el evento del covid-19 no hemos parado de trabajar en todos los frentes. Obviamente, con todas las medidas de precaución. Eso nos ha permitido poder salir adelante (...). Con los fabricantes de los distintos equipos que se dañaron ya tenemos los contratos y todos los convenios listos. Tenemos en bodega equipos suficientes para poner en servicio los dos primeros generadores. Por eso, esperamos poner en función esos dos a finales de 2021 y otros tres generadores en 2022.

Después de lo ocurrido, ¿cuál es la importancia de Hidroituango para el país?

Vamos a generar energía que nos prepara para muchos tiempos difíciles del país. En cuanto a los recursos, desde el mismo momento de la contingencia se empezaron a generar unos recursos para tratar la emergencia que son del orden de $4 billones. Esos $4 billones esperamos recuperarlos vía reclamaciones de las compañías de seguros. No vemos razones para que no acompañen a la organización. Entregaron US$150 millones, y ese es el llamado, para que nos vayan acompañando.

¿Cómo están los tiempos para esos desembolsos de las pólizas? ¿Habrá nuevos pagos en el segundo semestre o lo que queda de este?

Ellos tienen sus protocolos para manejar este tipo de reclamaciones, pero sé que han tenido toda la diligencia.

Con esto, entonces, a cuánto ascienden los sobrecostos...

Todo está estimado en $4 billones, y es lo que esperamos recibir de las aseguradoras.

¿Cómo está financieramente EPM para afrontar esta pandemia?

Las calificadoras nos muestran AAA para operaciones internacionales y BBB para las operaciones nacionales. Tenemos una caja adecuada y la estamos obviamente apalancando. Las crisis se miden y cuando concluyen se miden. Todavía no sabemos el impacto que pueda tener sobre las finanzas de la empresa.