.

“Es crucial aumentar la inversión privada y acelerar inversiones en sectores estratégicos"

lunes, 4 de diciembre de 2023

Sergio Díaz-Granados, presidente de CAF

Foto: CAF

El presidente ejecutivo de CAF, Sergio Díaz-Granados, comentó que para la reactivación es clave hacer una diversificación inteligente de la economía

La banca multilateral juega un papel clave en el desarrollo de la región en sectores estratégicos. CAF, por ejemplo, ha aprobado créditos por US$3.362 millones a Colombia en 2022, lo que representa 14,2% de lo aprobado a nivel regional en el mismo periodo. La entidad presentó una estrategia para el país que está alineada con el Plan Nacional de Desarrollo, enmarcada en ejes transversales de equidad, género, diversidad e inclusión, acción climática y biodiversidad.

En medio de la desaceleración económica del país, Sergio Díaz-Granados, presidente ejecutivo de CAF, dijo que para la reactivación es clave incrementar la inversión privada y acelerar inversiones en sectores estratégicos, como la vivienda y la infraestructura.

¿Cómo ve la desaceleración económica en Colombia y qué se puede hacer por la reactivación?

Por supuesto, la desaceleración económica en Colombia es un desafío que demanda una estrategia integral. Para reactivar la economía colombiana es crucial implementar medidas y reformas que incrementen la inversión privada, así como acelerar inversiones en sectores estratégicos, como la vivienda y la infraestructura.

No perdamos de vista el hecho de que tenemos ante nosotros la tercera caída más grande en demanda interna en 25 años. Para responder a esta coyuntura será necesaria una estrecha colaboración entre el sector público y privado; es esencial para generar confianza y desencadenar un mayor crecimiento económico. Además, una diversificación inteligente de la economía, buscando oportunidades en sectores emergentes y con enfoque de sostenibilidad, así como fortalecer la competitividad del país en los mercados internacionales.

¿El país es resiliente?

El aspecto positivo es que Colombia tiene importantes oportunidades de crecimiento por numerosas razones. Por un lado, la combinación del tamaño de su economía y su potencial ambiental. Por otra parte, la economía es resiliente gracias a la solidez financiera y al manejo histórico de la macroeconomía, apoyado en políticas para estimular la inversión. Y, por supuesto, las capacidades de las ciudades para apalancar el desarrollo de los territorios a través de más y mejores infraestructuras y de la creación de nuevos circuitos comerciales. Veo a los nuevos alcaldes y gobernadores muy comprometidos con la ejecución de importantes obras de vivienda y movilidad.

Por último, la promoción de la estabilidad macroeconómica y fiscal, junto con una gestión eficaz de la deuda pública, se vuelve vital para mantener una base financiera sólida que respalde los esfuerzos de reactivación y ayude a bajar las tasas de interés. En este contexto, las estrategias deben ser flexibles y adaptativas, considerando la situación dinámica.

En el reciente congreso de Findeter se habló de acercar más a las multilaterales a los pequeños y medianos municipios, ¿qué está haciendo CAF en ese sentido?

En CAF tenemos una estrategia renovada para apoyar al país, alineada con el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2022-2026 y basada en el desarrollo rural, la apuesta por la equidad, la transformación productiva sostenible y la modernización institucional, todas ellas teniendo como temas transversales la equidad, el género, la diversidad, la inclusión y la acción climática.

Ustedes están financiando la segunda línea del Metro de Bogotá, ¿qué tan estratégico consideran este proyecto?

La financiación de la segunda línea del Metro de Bogotá es fundamental para la capital colombiana en múltiples niveles. Al abordar la congestión vehicular y mejorar la eficiencia del transporte público, el Metro no solo facilita desplazamientos más rápidos, sino que también impacta positivamente en la calidad de vida de los ciudadanos.

Además, la construcción tiene un impacto significativo en el desarrollo urbano sostenible de Bogotá. Mejora la accesibilidad, conectividad y ofrece oportunidades para un crecimiento más equitativo en diversas áreas de la ciudad. Esto no solo beneficia a la población actual, sino que también sienta las bases para un desarrollo planificado y ordenado en el futuro, fortaleciendo la actividad económica en áreas que podrían haber estado subdesarrolladas.

CAF está apoyando la integración entre Colombia y Venezuela en la reapertura, ¿qué proyectos claves va a desarrollar para ambos países?

Desde 2022 hemos promovido ruedas de negocio en Bogotá y Caracas con empresarios y autoridades de ambos países. Hemos identificado proyectos de energía y turismo con gran potencial.

Además, hemos puesto a disposición el Programa de Gestión Integral de Fronteras que define, prioriza y elabora una hoja de ruta para la implementación de los principales proyectos de facilitación de comercio, infraestructura y atención social en zonas de frontera.

Durante su presidencia, ¿cuántas operaciones se han financiado en Colombia y en la región y por qué monto?

Desde 2022 hasta la fecha, CAF ha aprobado a Colombia créditos por US$3.362 millones, lo que representa 14,2% de lo aprobado en CAF a nivel regional en el mismo período (US$23.527 millones). De este monto, cerca de un 68% está destinado a programas y proyectos del sector público con garantía soberana, y el restante 32% se reparte entre financiamiento sin garantía soberana, créditos corporativos destinados al sector privado, y líneas de crédito a otras entidades financieras, principalmente.

¿Cuál debe ser el papel de América Latina y de CAF en el cambio climático y la transición energética?

Desde CAF queremos posicionar a América Latina y el Caribe como una región de soluciones frente el cambio climático. Hay un riesgo de ser percibidos como una región irrelevante en el contexto global mundial. Nuestras soluciones climáticas, nuestros recursos naturales y nuestros ecosistemas estratégicos, todos, son imprescindibles para lograr un mundo más justo, habitable y sostenible.

LOS CONTRASTES

  • Juan Carlos MuñizPresidente de Findeter

    “La banca internacional tiene recursos paralos municipios para desarrollar sus planes. Algunos tienen opciones condonables y otras sin garantía de la Nación”.

Este es justamente el mensaje que debemos difundir en la Cumbre del Clima de Dubái (COP28) para lograr que nuestra voz, planteamientos y soluciones tengan una mayor presencia en las negociaciones climáticas. Por eso, desde CAF hemos llevado, por primera vez en la historia de las cumbres climáticas, un pabellón para articular los intereses de la región. Esta plataforma generará nuevas alianzas para avanzar en la acción en clima y biodiversidad.

El rol de CAF en la integración de la región

Díaz-Granados aseguró que la institución lleva en su ADN el rol de la integración en la región y que constantemente ha promovido proyectos en pro de ella. Aseguró que la región necesita aumentar el comercio intrarregional, actualmente en 15%, para alcanzar mejores niveles de crecimiento. “Es necesaria una integración que priorice la facilitación del comercio, la infraestructura física y la integración productiva”, aseguró. Díaz-Granados mencionó que están trabajando en armonización técnica a otras entidades regionales como la Alianza del Pacífico y la CAN.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE ECONOMÍA

Comercio 28/02/2024 Colombia y Costa Rica impulsarían comercio bilateral de US$426,5 millones en 2023

Desde 1994, la inversión acumulada de Colombia ha sido de US$498 millones en Costa Rica, 95% en bienes no minero-energéticos

Transporte 26/02/2024 Proyecto vial de Autopistas del Caribe entraría en déficit por lío en cobro de peaje

Desde 2022, la Agencia Nacional de Infraestructura adelanta la revisión contractual del proyecto, corredor de carga Cartagena-Barranquilla

Hacienda 26/02/2024 Colombia retrocedió del puesto 62 al 84 en el Índice Mundial de Libertad Económica

El país obtuvo una calificación de 59,2 sobre 100 y pasó de tener “libertad moderada” a clasificarse como “mayormente no libre”