Se invertirán más de $150.000 millones en esta primera fase. Hay 910 municipios seleccionados para el programa Colombia Rural

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Los efectos derivados de la pandemia no han sido un impedimento para que el Ministerio de Transporte continúe impulsando el desarrollo de la red terciaria del país. Tras lanzar el año pasado el programa Colombia Rural, todo estaría listo para que a más tardar en agosto se inicie la rehabilitación y mantenimiento de 183 tramos, que permitirán, no solo mejorar la competitividad regional, sino también impulsar la conexión de las cabeceras municipales con los centros urbanos.

En esta primera fase se invertirán un poco más de $150.000 millones. Así lo confirmó la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, quien destacó que será el comienzo de las obras de 910 convenios que se lograron con el programa Colombia Rural.

“Este fue uno de los compromisos fundamentales de este Gobierno. Ese programa se lanzó con los recortes del presupuesto del año pasado. Hicimos todo el proceso y concursaron 938 municipios, de los cuales 910 cumplieron. No obstante, se han firmado 183 convenios, porque, sobre todo, no contábamos con los recursos completos”, explicó Orozco.

La jefe de la cartera destacó que el desarrollo y la intervención se hará de manera escalonada, priorizando los territorios en donde se den cosechas productivas y se impulse la conectividad rural. No obstante, no reveló si se podrían cumplir las expectativas de $800.000 millones de inversión que se tenían previstos este año.

“Esto es gracias a que en la Ley de Crecimiento Económico se estableció la sobretasa al sector financiero con destinación específica a la red terciaria, pues esos recursos van a ir a alimentar el programa, para adjudicar los completos 910 corredores que quedaron clasificados en Colombia Rural”, destacó.

La necesidad de intervenir los más de 142.200 kilómetros de vías terciarias que tiene el país obedece a que más de 90% de esta extensión se encuentra en mal estado. A esto se suma que, del total de la red vial nacional, cerca de 70% está clasificada en esta categoría, pues son vías, que, comúnmente, unen a los municipios con las veredas y reflejan el abandono de las zonas rurales del país.

Así se evidencia en un documento del Departamento Nacional de Planeación en el que se muestra que existe una alta correspondencia entre las inversiones de la red vial y el porcentaje de la población rural (ver gráfico). Bajo esta óptica, las zonas más apartadas del país son las que tienen mayor ausencia en materia de inversiones en la red terciaria, por lo que con esto se busca impulsar el desarrollo rural para que haya más equidad social.

A esto se suma que en el más reciente informe del Consejo Privado de Competividad se destacó que una de las prioridades para mejorar en materia de infraestructura es el impulso de la red terciaria. En el estudio, presentado en 2019, se agrega que se debe avanzar en la ejecución de esas inversiones para mejorar la multimodalidad y reducir hasta en 40% los tiempos de conexión en las zonas rurales con los centros urbanos.

Juan Esteban Gil Chavarría, director del Invías, explicó que "de igual modo el Instituto Nacional de Vías, trabaja en conjunto con la Consejería Presidencial para la Estabilización y Consolidación, así como la Agencia para la Renovación del Territorio, estructurando programas y proyectos en municipios Pdet"

"En octubre de 2019, se presentó propuesta por US$46 millones para el mejoramiento de 290 kilómetros en la región del Catatumbo. Actualmente se trabaja en la estructuración de un programa de intervención de vías rurales para apoyar los programas de sustitución de cultivos ilícitos en 14 Subregiones Pdet", dijo.

El funcionario reveló que también se logró el apoyo por parte del Banco Interamericano de Desarrollo con recursos por el orden de US$500.000 para la realización de inventarios viales rurales con imágenes satelitales, uso de tecnologías alternativas y fortalecimiento del Plan Nacional de Vías para la Integración Regional.

Y es que al mismo tiempo que el Ministerio de Transporte trabaja para impulsar el programa de Colombia Rural, desde los gobiernos departamentales se siguen priorizando las inversiones para estas vías. Incluso, en zonas de Santander, Eje Cafetero, Antioquia y la Costa Caribe ya se vienen ejecutando pequeñas obras, a la par de los grandes proyectos de 4G.

Pero la pregunta es si hay espacio fiscal, pues, aunque inicialmente el presidente Iván Duque anunció que para los próximos tres años se desembolsarían $3 billones, aún no es claro si habrá dinero por las necesidades que enfrenta el Gobierno para atender la crisis.

“La infraestructura es un sector jalonador, por lo que es una opción que se debe considerar sabiendo que hay una restricción fiscal compleja. Es un sector estratégico”, dijo Carlos Sepúlveda, decano de Economía de la Universidad del Rosario.