.
ECONOMÍA

El reto para las firmas de taxis es dar un salto en el servicio para no desaparecer

jueves, 10 de diciembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado

Con la expedición del decreto que define las condiciones para prestación del servicio de taxis de lujo, el pasado 23 de noviembre, se abrió un nuevo capítulo en esta discusión sobre las alternativas en movilidad que tienen las personas y las ventajas de las mismas frente al transporte tradicional. Sin embargo, la misma normativa pone en evidencia las falencias de un mercado muy intervenido y de una figura que no cubre las necesidades de la población.

La cuestión es que el servicio de transporte individual en general alcance un nivel óptimo y que además se tenga la opción de contratar uno preferencial. El asesor de la Secretaría Distrital de Movilidad Iván Baquero explicó que la primera dificultad es que las empresas de taxis se mantienen al margen de la operación y obligan al conductor a asumir toda la responsabilidad.

“La Secretaría viene trabajando en un borrador tras el decreto que da un marco general del tema específicamente para Bogotá. En este vamos más allá y miramos, por ejemplo, la responsabilidad ambiental y el desarrollo sostenible desde la vinculación de taxis eléctricos, de los cuales hoy tenemos 44 como parte de un piloto”, contó.

Tomar decisiones respecto al servicio de taxis de lujo era una deuda que el Estado tenía pendiente con los ciudadanos. Encontrar un esquema que permita brindar alternativas de servicio en condiciones diferenciales le tomó al Ministerio de Transporte varias semanas de discusiones en 14 mesas de trabajo distribuidas en ocho ciudades. Sin embargo, aún le queda un plazo de seis meses para definir los pormenores de la implementación.

La titular de la cartera, Natalia Abello, reveló que en la actualidad solo 860 vehículos amarillos están en condiciones de pasarse a taxis de lujo porque cumplen con requisitos como tener menos de siete años de antigüedad y contar con un sistema de frenos ABS (antibloqueo).

Abello fue enfática en que es necesario, como primera tarea del Gobierno, modernizar el sector comenzando con la regulación. “Hay que adoptar las nuevas tecnologías pensando en el ciudadano, en su comodidad y también en la competitividad del país para tener el desarrollo económico que queremos”, dijo la jefe de cartera.

De hecho, se mostró tan comprometida con el uso de las TIC que anunció que el próximo año el presupuesto de la entidad para este renglón se triplicará “con el fin de atender requerimientos y necesidades, además de avanzar en términos de la prestación del servicio de transporte público”, explicó.

La ministra recordó que el Plan Nacional de Desarrollo trazó lineamientos claros sobre horizonte de esta actividad y planteó la hoja de ruta para fijarse objetivos alrededor de la sostenibilidad, la integración de los servicios, la promoción de soluciones y la búsqueda de tecnologías de bajas emisiones, entre otros factores.

Abello reconoce que hoy las condiciones en términos de competencia son superiores a hace unas décadas, lo que lleva a los usuarios a exigir prestaciones que vayan más allá de lo básico: “este decreto es producto de la modernización del sector transporte, donde todas las innovaciones y plataformas están bienvenidas”.

Enrique Nates Guerra, viceministro de Transporte, coincide en que con el decreto se recoge una demanda insatisfecha, “era una reglamentación que teníamos que expedir”. Además, resalta que apoyarse en la tecnología es también una manera de ejercer control: “las app además de permitir calificar a usuarios y conductores pueden identificar las zonas de mayor oferta y demanda”.

El reto a futuro es hacerse un lugar en medio de tantas iniciativas de economía colaborativa (compartir el carro) y definir con claridad los límites de las autoridades en términos de regulación para que no se repita la experiencia con los mototaxis, que están en proceso de formalizarse, pero a paso lento. De hecho el próximo reglamento que expedirá el Ministerio de Transporte, en 15 días, determina cómo deben ser los cascos de quienes ejerzan la actividad.

La mitad de los vehículos están en cuatro ciudades 
De acuerdo con el Ministerio de Transporte en el país hay 208.769 taxis, sin embargo, la mitad de ellos se concentran en cuatro ciudades principales: Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla. De hecho, la capital registra un cuarto del parque automotor de esta categoría. Una consultoría contratada por la Secretaría de Movilidad de Bogotá revela que los taxistas trabajan en promedio seis días a la semana y conducen 12 horas diarias, además tienen escasa formación académica.

Las opiniones

Iván Baquero
Asesor de la Secretaría Distrital de Movilidad

“El mercado les dijo a las empresas de taxis que si no hacían algo se iban a extinguir, ahora entienden eso y quieren cambiarlo”.

Andrés López Gómez
Experto en derecho de transporte
“El servicio básico de transporte individual tiene que ser protegido y ninguno de los otros puede afectar contra él”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE ECONOMÍA

Turismo 25/05/2024 El Gobierno Nacional anunció las inversiones para fomentar el turismo en Santander

Según el Ministerio de Comercio y Fontur, los montos alcanzan $10.000 millones e impactan a población campesina y desmovilizada

Ambiente 24/05/2024 Nivel de embalses subió a 25,63%, pero el consumo está por encima de lo requerido

El alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán informó que la capital debe seguir unida y reducir el consumo de agua todos los días

Hacienda 25/05/2024 En últimos 30 años se ha declarado siete veces el Estado de Emergencia Económica

El presidente Gustavo Petro provocó un revuelo ayer al decir que declararía la emergencia económica si no se aprueba el cupo de endeudamiento