El exdirector del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Simón Gaviria, resaltó que la nueva estructura de asignaciones en regalías

Juan Sebastian Amaya

En medio del Foro LR 'Conozca los beneficios de la nueva Ley de Regalías', el exdirector del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Simón Gaviria, aseguró que la nueva reforma al sistema, que contará con un presupuesto de $17,3 billones para 2021 y 2022, es positiva porque genera mayor equidad y participación ciudadana.

"Es una buena Ley y tiene muchas cosas por reglamentar por logra reafianzar y elimina incentivos perversos relacionados a las externalidades de producción, dándoles mayor compensación por los posibles daños ambientales cuando pasa de 11% a 25%. Esos incentivos van alineados con el sistema anterior y es importante de desatar", comentó.

Sin embargo, Gaviria advirtió que uno de los mayores retos que el Gobierno debe enfrentar es controlar los posibles casos de corrupción o planeación inadecuada de proyectos con el fin de dinamizar el flujo de recursos. Para ello, planteó que se deben crear mayores medidas de control y sanciones para los departamentos y municipios que incumplan con la legalidad.

"El reto más grande recae sobre la Comisión Rectora. antes de 2010, las regalías eran símbolo de corrupción y otro problema era el desperdicio. Antes teníamos 8.500 irregularidades anuales, pero en el nuevo sistema, con todos sus controles y trámites, esa cifra está en 411, que sigue siendo mucho, aunque no es que todos sean por corrupción, otros son mal planeados. Ahora que vamos a tomar una filosofía de confiar, pero verificando, es muy importante que existan consecuencias y que la verificación sea eficaz y eficiente", rescató.

"Debe haber suspensión de giros de regalías o, si hay recurrencia en problemas de restructuración, también debe haber medidas", agregó.

Gaviria señaló que también se debe tener en cuanta la volatilidad del mercado petrolero y minero para que las asignaciones no se vean afectadas.

"¿Tanta plata de más de dónde sale? Yo diría que, si bien hubo una reducción sustancial en el Fonpet, que ya en el Gobierno anterior estaban hechas todas las coberturas, el hecho de tener el ciclo petróleo y minero tiene asociado un riesgo comercial de precios que es muy difícil para la presupuestación pública y la conversación es cómo encontrar esos ahorros de tal manera que los municipios no comprometan recursos por los ciclos del mercado y tengamos una sorpresa", argumentó.

Otro punto que resaltó el exdirector del DNP es que los recursos recaen en gran medida sobre los cerca de 100 municipios que brindan 90% de las regalías en el país.

"Hay que enfocarnos para que puedan hacerlo y que esos municipios reciban mejor alcantarillado, agua, salud y educación es importante", dijo.

"El Sistema También mejora el compromiso con comunidades afro e indígenas, no solo aumentando los recursos, sino creando mecanismos de participación ciudadana y vinculación en Ocads", añadió.

Entre tanto, Gaviria mencionó que para el próximo bienio, el sector de ciencia, tecnología e innovación tiene mayor prioridad y habrá más opciones para inversiones. "Teníamos muchos retos porque se llegó a acumular hasta $1 billón y eso era absurdo porque existiendo tantas necesidades, el sistema no funcionaba bien", reseñó.

"La reforma cierra brechas en los municipios más pobres y pone sobre la mesa la conversación de equidad regional, no desde un punto de vista departamental, sino municipal porque hay profundas desigualdades al interior de las zonas porque logra corregir eso en el sentido correcto", concluyó.