El presidente saliente de Coljuegos hizo un balance de su gestión y aseguró que entre 2015 y 2019 el recaudo para la salud creció 76%

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

Los juegos de azar tienen un rol clave en las cuentas nacionales pues aportan recursos para el sistema de salud, y en solo nueve meses de este año, este sector ha dejado $253.000 millones necesarios para la atención de la actual emergencia.

Juan B. Pérez, presidente de Coljuegos, y quien deja esta semana el cargo tras más de cuatro años al frente de la entidad, dijo en entrevista con LR que los juegos por internet han crecido exponencialmente y ahora son de los que más aportan al recaudo nacional.

¿Qué tanto creció el recaudo durante los años que estuvo en la dirección de Coljuegos?
En 2015 recaudamos $379.994 millones, y en 2019 $677.774 millones, es decir, tuvimos un crecimiento entre 2015 y 2019 de 76%. En total se recaudaron $3,8 billones y ahora en pandemia que los localizados, uno de los principales aportantes, estuvieron parados más de seis meses, se recaudaron $253.000 millones con corte a septiembre.

LOS CONTRASTES

  • Omar CalvoGerente general de Rushbet

    “Las apuestas deportivas encontraron finalmente su nicho y en tan solo tres años, su crecimiento ha sido exponencial. Somos ahora caso de éxito en la región”.

¿Qué hizo que el recaudo creciera como lo menciona?
El incremento de juegos localizados, que son casinos y bingos, crecieron 68%, en 2015 se recaudaron por estos juegos $228.000 millones y en 2019 fueron $382.182 millones. Esto creció porque empezaron a reportar diariamente cuánto pagan en premios, lo que hizo que se incrementara el recaudo. Además, tenemos un juego nuevo que son los operados por internet y llevan acumulados con corte a 30 de septiembre $54.884 millones, esto es algo que no existía antes. Los juegos Superastro y Baloto también han crecido, el primero aumentó 114% entre 2015 y 2020 y el Baloto revancha lleva desde 2015 y a 2020, un acumulado de $515.000 millones.

¿Cuáles son los juegos que más aportan al recaudo?
En cifras, en 2019 los juegos localizados fueron 57%, Superastro fue 14%, Baloto 9%, los juegos operados por internet 10%, y los promocionales 1%. Este año los localizados ya no son 57% sino 34%, Superastro creció a 22% y juegos por internet pasaron a 20%, es decir, creció 10% en un año y el Baloto revancha creció 16%.

Es decir que los juegos por internet son los que más crecen...
Sí, esto ha crecido de una manera muy importante, en 2017 se recaudaron $5.362 millones, en 2018, $37.912; en 2019, $78.489 y hasta septiembre de este año van $54.884 millones, con esto se podría decir que uno de los juegos que más aportan son los localizados y los juegos por internet.

¿Cómo se comportó el recaudo durante la pandemia?
En la pandemia logramos que el chance, la lotería, Superastro y Baloto solo estuvieran cerrados un mes, eso permitió que no cayera el recaudo. Hoy gracias a los protocolos de bioseguridad están operando cerca de 82.000 mesas electrónicas traga monedas, 10.000 sillas de bingo y 80 mesas de casino. También hicimos acuerdos de pago con los operadores y ya tenemos aprobado un nuevo incentivo de respuesta inmediata, que lo hemos llamado ‘Raspa’.

¿El hábito de juego ha caído?
No, no ha caído pero lo que sí hemos visto últimamente es una migración de los jóvenes hacia los juegos de azar por internet en las apuestas deportivas.

¿Qué proyectos deja?
Nosotros hicimos tres objetivos aquí en Coljuegos: lo primero fue incrementar recursos para la salud, que lo logramos. El segundo fue buscar el juego legal y responsable, para eso hicimos 25 pactos por la legalidad con los territorios; también hay ilegalidad en páginas web, hemos bloqueado 4.200 páginas web, y el tercero es la reducción de trámites. Hemos logrado que desde que están los documentos hasta que se suscriban los contratos con los operadores haya una respuesta promedio de 11 días y esto es lo que permite que sigamos avanzando. De aquí en adelante es importante seguir con esto y con el nuevo juego de respuesta inmediata, porque va a permitir aumentar recursos para la salud en los entes territoriales.