La ley anti trámites, presentada en 2019 por el Gobierno colombiano, ha representado ahorros por $1.185 millones

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

La mejora y agilidad en las normas y trámites son fundamentales para el desarrollo económico y la competitividad. Frente a este problema, el Gobierno lanzó el Decreto Ley Anti trámites 2106, a través del cual las entidades públicas pueden realizar mejoras en 2.900 procedimientos administrativos con el objetivo de brindar mejor servicio y atención a los ciudadanos.

Tras varios meses de este Decreto, según información de Función Pública, se han logrado mejoras significativas en la prestación de los servicios, las cuales han significado ahorros para ciudadanos y empresarios por más de $1.185 millones.

Asimismo, con la estrategia ‘Estado Simple, Colombia Ágil’, que involucra la totalidad de las entidades del Estado, se han intervenido más de 2.200 trámites, normas y barreras, con ahorros de más de $200.000 millones.
Para hablar sobre estos resultados y de la importancia de reducir la ‘tramitomanía’ en Colombia, expertos participarán hoy a las 3:00 p.m. en el

Foro LR, “La Tramitomanía: Un lastre para el desarrollo y la competitividad”.
Los asistentes serán Laura Valdivieso Jiménez, viceministra de comercio; Gabriel Ibarra Pardo presidente de la Asociación Colombiana de Derecho a la Competencia; Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad, y Hugo Ramiro Gómez, magistrado del Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina, entre otros.