Las estimaciones presentadas por el Gobierno reflejaban en principio un crecimiento de -1,6% en la economía

Daniel Rojas Castañeda - drojas@larepublica.com.co

El Comité Consultivo para la Regla Fiscal  indicó, de manera unánime, su apoyo al gobierno Nacional para hacer uso de la cláusula de gasto contracíclico, debido a que la proyección de crecimiento económico este año está en -1,6% y, por tanto, admitió que el déficit fiscal para este año sea de 4,9% del PIB.

La determinación de ese nivel de déficit se explica por el gasto contracíclico (1,7% del PIB) y por otros cuatro componentes adicionales: (1) Ciclo económico de -1,3% del PIB; (2) Ciclo petrolero de 0% del PIB; (3) el efecto temporal de la migración venezolana (0,4% del PIB); y (4) El déficit estructural estimado en 1,5% del PIB.

A pesar de eso, algunos de los miembros del comité mostraron dudas frente a las cuentas del Gobierno, ya que cabe la posibilidad de que el crecimiento económico sea aún menor a -1,6% (las estimaciones del FMI hablan de un crecimiento de menos de -2%), por lo que habría necesidad de un déficit fiscal aún mayor.

Además, explicaron que en este momento los pronósticos sobre el desarrollo de la economía nacional y mundial tienen un margen de error muy alto, por lo que aún es incierto el nivel de déficit que será necesario.

Ante la incertidumbre de lo que pueda ocurrir con el déficit fiscal, el Comité decidió solicitar una cita con el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, con el fin de organizar una reunión en la que se haga un análisis de sensibilidad de la trayectoria de las variables fiscales ante los distintos escenarios que presenta el crecimiento económico en el país.

Con esto se busca tener más claridad de los posibles efectos que la coyuntura actual pueda generar en los resultados fiscales del país.

¿Cómo funciona la cláusula contracícilica?
La política contracíclica que se encuentra contenida en el Artículo 6 de la Ley de Regla Fiscal, y consiste en un conjunto de acciones gubernamentales dedicadas a impedir, superar o minimizar los efectos de una crisis económica.

De esta manera, “el Gobierno podrá realizar gastos extraordinarios de hasta el 20% de la brecha del producto, siempre y cuando, como es el caso en la actualidad, la perspectiva de crecimiento económico sea inferior en dos puntos porcentuales al crecimiento de largo plazo y la brecha del producto sea negativa”, explicaron en el comunicado.