La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Juan Pablo Vega B. - jvega@larepublica.com.co

Parte de las preocupaciones son explicadas por el exministro de Comercio, Carlos Ronderos, quien de la mano del consultor Martín Ibarra, director de Araujo Ibarra, hicieron un análisis del sector. El problema vienen con el incremento de la tasa que pagarían la zonas francas en el país, hoy en 15% y que con la reforma podría llegar hasta 35% en los próximos años. 

Para el exministro, esta herramienta de comercio exterior es fundamental en la actual coyuntura donde se espera que al terminar el año las exportaciones estén cerca de los US$30.000 millones, la mitad del año pasado. 

“Las condiciones de competitividad en las zonas francas, son fundamentales, pues tienen ventajas fiscales y facilitación porque se puede importar directamente y la aduanización se hace más sencilla”, expresó el exministro, que lidera el Programa de Excelencia Exportadora. 

De acuerdo con las conclusiones de los expertos, en las zonas francas que existen en el país, hay 1.000 hectáreas libres, que podrían ser tomadas por empresas extranjeras, pero las nuevas cargas propuestas no son atractivo para que las empresas lleguen. 

En este sentido, el consultor Martín Ibarra, señaló que estas zonas “están listas para recibir empresas anclas, con la infraestructura, con los servicios ya instalados, son más de 500 hectáreas en la costa Caribe, al lado de los puertos, pero, si con 15% de carga fiscal no se han llenado estando la oferta disponible, se hará más difícil ocupar estos espacios con una tributación cercana a 40%”. 

El otro punto en el que Colombia presenta debilidades, tiene que ver con la falta de encadenamiento a las cadenas de valor globales, lo que dificulta la llegada de productos colombianos a nuevos mercados. 

De acuerdo con un análisis del Instituto de Estrategia Internacional, solo 26% de las ventas externas del país tienen encadenamiento, cuando en países como México o Chile presentan tasas cercanas a 45%.

Así, el reto para Colombia es poner impuestos en niveles similares a los de la región, y específicamente, a los de la Alianza del Pacífico. “Colombia no se puede dar el lujo de exportar impuestos, tiene que mirar los procesos exportadores de los países con economías similares y buscar para qué es bueno”, afirmó el exministro Ronderos, quien cree que el reto de Colombia es alcanzar los niveles de competitividad de México. 

Los expertos creen que el Gobierno debe aspirar a lograr una cifra de exportaciones per cápita de US$1.000, para recuperar competitividad. 

“Mientras que países como México, están en US$3.000 per cápita por exportaciones, nosotros apenas llegamos a US$350 per cápita por exportaciones”, lamentó Ibarra, quien dijo que “sin una nivelación fiscal internacional, no va a ser posible atraer nuevas empresas”, lo que seguirá afectando el déficit de cuenta corriente. 

Las ventas crecieron 69,2% en agosto

Esta herramienta, que para los expertos Ronderos e Ibarra puede servir para estimular la instalación de nuevas empresas y nueva inversión extranjera, tuvo buenas cifras en su último mes, según el Dane. Así las cosas, en agosto las ventas externas que se hicieron desde las zonas francas crecieron 69,2% y alcanzaron en ese mes US$283,2 millones. Los principales destinos de estas exportaciones fueron Estados Unidos, que capturó 56,7% de los productos y bienes, seguido de Gibraltar, con 9,9%, Emiratos Árabes, con 5,3% del comercio. Otros países fueron Ecuador y Togo. 

La opinión

Martín Ibarra
Director de Araújo Ibarra

“Estamos en el peor momento internacional. El reto del Gobierno es gigante porque las exportaciones se desplomaron a la mitad”.