.
ECONOMÍA Amenaza por cambio climático obliga a priorizar obras de distritos de riego
miércoles, 16 de abril de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

Las alertas tempranas del Ideam sobre una de las sequías más intensas de los últimos 20 años, seguida por una fuerte temporada de lluvias, empujó a los productores a revivir el debate de la escasa adecuación de tierras para llevar a cabo la actividad agrícola sin contratiempos.

Según reportes del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), de los 7,6 millones de hectáreas que son aptas para infraestructura de riego apenas 1,1 millones de hectáreas están adecuadas.

Si se tiene en cuenta que el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac) calcula que de los 22 millones de hectáreas con vocación agrícola (19% del territorio nacional) se explotan cinco millones, la realidad resulta aún más preocupante.

Rey Ariel Borbón, gerente general del Incoder, explica que aunque Colombia tiene un potencial enorme para la adecuación de tierras, en lo que tiene que ver con obras de riego y drenaje (precisamente por el hecho de que solo se produce a 30% de la capacidad total) no se contemplan proyectos en la misma extensión del suelo. Además, no siempre hay disponibilidad de agua y la topografía también llega a ser un impedimento.

Colombia aún tiene tareas pendientes para mejorar la competitividad y la productividad del sector, en principio para superar el retraso frente a países como México, Brasil o Chile que tienen hasta 66% de tierras adecuadas con riego y también para explotar ese potencial de ofrecer programas de seguridad alimentaria, tal como lo identificó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recientemente en 10 países.

La ruta trazada
Hoy en día se cuentan 1.164 distritos de riego, pero según la Federación Nacional de Usuarios de Distritos de Adecuación de Tierras (Federriego) ninguno funciona al 100% de su capacidad. Por eso desde el año pasado y en alianza con el Incoder se planteó fortalecer 600 unidades.

Profesionales en infraestructura, agronomía, leyes y el área organizacional visitan desde entonces los municipios para supervisar el trabajo y garantizar una operación autosuficiente. La meta es que al cierre de 2014 al menos 15 reciban recursos por $30.000 millones para rehabilitación por deterioro y falta de mantenimiento.

Lo que es seguro es que las obras quedarán en manos de los usuarios, por lo que los 24 distritos que hoy administra el Incoder pasarán a ellos.

Para lograrlo además se lleva a cabo un proceso de capacitación que pretende darles a los operadores herramientas para mejorar la administración de los distritos y formación técnica “de manera que tengan todos los instrumentos que garanticen un buen servicio”, indica Borbón.

Desde 2010 se han destinado más de $720.000 millones para superar un rezago que ha exigido mayores esfuerzos financieros. “Somos conscientes de que tenemos que revitalizar las políticas del sector agropecuario, darles un nuevo impulso, porque en algún momento se descuidó el sector y este gobierno está rediseñando y orientando las políticas para aprovechar ese potencial en la zona rural”, reconoce el director del Incoder.

El exministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, advirtió que 69% de los distritos están en propiedad de los privados, evidenciando así la escasa inversión pública.

Los sectores productivos han apoyado esta percepción. Según Rafael Hernández, presidente de Fedearroz, hace más de 50 años no se construye ningún distrito, por lo que “Colombia no tiene sus tierras agrícolas lo suficientemente adecuadas”.

Por su parte, Álvaro Palacio, gerente de Asohofrucol, destaca que en frutales un mínimo de área sembrada tiene acceso a estas adecuaciones, por eso han desarrollando campañas de capacitación y concientización para que cada productor asuma la inversión apoyado en créditos, debido a los “mínimos aportes del Gobierno Nacional”.

La necesidad de una reestructuración de la política de tierras desde el escenario normativo, financiero e institucional llevó al Ministerio a poner en marcha el Plan Básico de Adecuación de Tierras, aún en construcción, que plantea desarrollar proyectos de mayor impacto bajo el modelo de Alianzas Público Privadas.

Esta etapa está proyectada para 2018 y hasta 2024 cuando Colombia llegaría a los 5 millones de hectáreas adecuadas.

Alianzas a favor de la investigación
El Incoder trabaja de la mano con la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica) para desarrollar sistemas tecnológicos que puedan poner en marcha las asociaciones de usuarios que administran los distritos de riego. Para ello se encargó a la Corporación de coordinar todo lo referente a asistencia técnica en el marco de los programas de mejoramiento de la operación de estos centros. Además, actualmente se están modelando proyectos de riego y drenaje que garanticen el uso eficiente del suelo y el agua a través de sistemas como los de aspersión o goteo. Para ello, en el Plan Básico de Adecuación de Tierras y el Pacto Nacional Agrario se pretende construir líneas de política y financiamiento a su favor.

Las opiniones

Rey Ariel Borbón
Gerente general del Incoder

“Las dificultades de los distritos son la baja capacidad técnica, la subutilización de la infraestructura y las necesidades tecnológicas”.

Dagoberto Bonilla
Presidente de Federriego

“Hay distritos de riego mal construidos, otros mal diseñados y son los usuarios quienes deben cargar con esa responsabilidad”.

MÁS DE ECONOMÍA

Comercio 22/06/2021 Importaciones de abril subieron 51,7% gracias a la actividad del sector manufacturero

Las declaraciones de importación ante la Dian en abril de 2021 registraron más de US$4.600 millones. US$1.600 millones más que en 2020

Construcción 24/06/2021 Pasto, Santa Marta y Neiva, ciudades con más aumento de precio en hierros y aceros

Según cifras del Dane, este grupo de insumos registró un incremento anual de 31,3% a marzo. Los constructores están en alerta

Hacienda 24/06/2021 Sucre firmó convenio con el Gobierno para subsidiar el empleo formal para jóvenes

La administración subsidiará el pago de la nómina a empresas y microempresas con el fin de lograr la empleabilidad de 200 jóvenes

MÁS ECONOMÍA