A través de su columna en el diario El Tiempo, el exvicepresidente Vargas Lleras, compartió las preocupaciones en torno a la obra

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Hace más de 70 años se registró la primera intención de hacer el metro de Bogotá. Luego de casi ocho décadas, el proyecto tomó forma. Sin embargo, cuando se conocieron los consorcios interesados en la ejecución de la obra, esta publicación dejó un sinsabor en la opinión pública, ya que la licitación de constructores por el metro de Bogotá parecía una convención de empresas asociadas en varios líos de corrupción.

A pesar de que los nombres de los consorcios que conformaron la lista no fueron bien recibidos, el proceso continuó y el jueves 17 de octubre de 2019, ante más de 300 personas, el presidente de la República, Iván Duque, el entonces alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, y el gerente de la Empresa Metro, Andrés Escobar, anunciaron oficialmente el consorcio que se encargará de la primera línea de este proyecto: Apca Transmimetro.

Ese grupo está compuesto por las empresas China Harbour Engineering Company Limited (Chec) y Xi’An Metro Company Limited (hoy, Xi’An Rail Transportation Group Company Limited), como contratistas; y Crrc Changchun Do Brasil Railway Equipamentos e Servicos y Bombardier, como subcontratistas, tendrán la tarea de ejecutar esta obra que tendrá una inversión de al menos $13 billones y la cual podría estar lista a más tardar a finales de 2025.

Luego de casi cuatro meses desde que se conoció finalmente el colectivo de compañías que tienen la tarea de cumplirle el sueño a los capitalinos de tener metro, el exvicepresidente, Germán Vargas Lleras, alertó sobre la empresa de Consultoría Colombiana; Chec, constructora del metro, y puso en tela de juicio a Alexandra Rojas, gerente de Transmilenio (2016-2017).

La alerta se conoció a través de la columna de opinión que publica Vargas Lleras en el diario El Tiempo.

En la publicación, Vargas Lleras señaló algunos por menores sobre el proceso de selección y la firma escogida. El político recordó que al llegar Peñalosa a la alcaldía decidió hacer borrón y cuenta nueva "de lo adelantado hasta el momento, y demoran más de tres años para abrir la licitación en junio de 2019 y cerrarla tan solo en tres meses".

Con base en los tiempos que se demoró el nuevo proceso, Vargas Lleras dijo que espera que del afán no quede el cansancio ya  que la evaluación del proyecto duró 20 días y la adjudicación seis.

Al corto tiempo se le suma que el equipo encargado fue improvisado y con una "experiencia cuestionada".

Luego de referirse al nuevo proceso que emprendió Peñalosa, Vargas Lleras cuestionó a Alexandra Rojas, gerente de Transmilenio (2016-2017). El exvicepresidente dijo "no quiero parecer suspicaz, pero cómo es posible que Rojas, gerente de TransMilenio entre 2016 y 2017, y luego miembro de la junta del metro en la cual se aprobó el contrato para los estudios del patio taller con la firma Consultoría Colombiana, pasara después a ser vicepresidenta y posteriormente representante legal de esta compañía, a la cual luego se le adjudicaría también la estructuración del TransMilenio por la avenida 68, así como por la carrera 7.ª.".

La relación de Rojas con la empresa Consultoría Colombiana le generó varios interrogantes a Lleras: ¿Será cierto que Consultoría Colombiana tenía un conocimiento detallado de la licitación del metro por tener en su equipo para esta época a la doctora Rojas? ¿Uso de información privilegiada? Dada la precisión de la oferta china, ¿cómo descartar esta hipótesis?

Lo que dijo Vargas Lleras sobre Chec
En la columna de opinión, Vargas Lleras recordó que Chec (empresa que se ganó la licitación del metro) ya tenía presencia en Colombia. Esta firma ganó la licitación 4G para la construcción de la carretera en el tramo de Santa Fe de Antioquia al Urabá, la cual tenía una inversión de $2,5 billones y debía ser entregada en 2021.

A pesar de que dicha obra inicio en 2015, Vargas Lleras dijo que probablemente la construcción no podrá ser inaugurada el próximo años ya que, por ejemplo, "las unidades funcionales comprometidas para ser entregadas en 2019 ya no lo fueron, como tampoco lo serán las de 2020 y 2021".

Sobre esta compañía, el retraso que ha tenido con el tramo de Santa Fe de Antioquia al Urabá y el metro, Vargas Lleras aseguró que "el cierre financiero no se protocolizó sino cuatro años después de firmado el contrato (del tramo de Santa Fe de Antioquia al Urabá), aunque el banco principal es el Bank of China. Por supuesto, el primer desembolso no se produjo hasta octubre del año pasado, justo un par de meses antes de la adjudicación del metro. Qué casualidad. Me pregunto si de no existir el proyecto del metro se hubieran hecho el cierre financiero y el desembolso para dicha carretera. Lo cierto es que a la fecha, cuatro años después de firmado el contrato, el avance real de la obra es tan solo de 14 %".

Con base en dicho panorama, el exvicepresidente dijo que espera que no suceda lo mismo con una obra tan compleja como el metro y concluyó que "toda la razón tiene la alcaldesa acerca de la necesidad de ejercer todos los controles sobre esta obra. Yo cumplo hoy con dejar expresadas mi preocupación y constancia".