En los próximos ocho años, la filial de EPM hará inversiones por $8 billones, con el fin de mejorar el servicio y modernizar la infraestructura eléctrica

Juan Sebastian Amaya

Afinia, la nueva filial del Grupo de Empresas Públicas de Medellín (EPM), comenzó este jueves primero de octubre a prestar el servicio de energía eléctrica a 1,5 millones de clientes en los departamentos de Bolívar, Cesar, Córdoba, Sucre y 11 municipios del departamento de Magdalena.

Esos 1,5 millones de clientes se traducen en más de seis millones de personas que usan el servicio de energía.

Con esta operación, Afinia atenderá, además de los habitantes de Bolívar, Cesar, Córdoba y Sucre, a los municipios del Magdalena: Algarrobo, Ariguaní, El Banco, Guamal, Nueva Granada, Pijiño del Carmen, Sabanas de San Ángel, San Sebastián de Buenavista, San Zenón, Santa Ana y Santa Bárbara de Pinto.

Las inversiones de Afinia en los primeros cinco años de operación serán de alrededor de $3,7 billones en infraestructura eléctrica (subestaciones y líneas, redes de distribución y aseguramiento de la red), e inversiones adicionales en Tecnología de la Información y Tecnología de la Operación, para un total de $4 billones.

En los próximos 10 años, las inversiones de Afinia alcanzarán $8 billones.

Afinia debe garantizar el acceso y comprabilidad del servicio de energía eléctrica a la ciudadanía. Para esto evalúa implementar programas de innovación social para las familias más vulnerables, entre ellos: Paga a tu medida, que permite el pago de la factura por cuotas o Energía Prepago, que ofrece la energía bajo la modalidad de pago anticipado a quienes por condiciones de morosidad no tienen acceso al servicio.

“Hoy queremos agradecerles a los habitantes de la región Caribe por permitirnos ingresar a sus hogares, comercios, empresas e industrias. Estamos comprometidos con su bienestar y vamos a crecer de la mano de ustedes con sostenibilidad económica, social y ambiental”, dijo Álvaro Guillermo Rendón López, gerente general de EPM.

La compañía señaló que la optimización del servicio de energía eléctrica requiere de inversiones considerables, modernización, ampliación y renovación de la red y del sistema en general; operación y mantenimiento correctivo, preventivo y predictivo del sistema y adecuación de la red para controlar las pérdidas de energía.