A agosto, se registraron 1.398 automotores de este tipo

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

La movilidad eléctrica es una solución medioambiental que poco a poco ha ingresado al mercado colombiano. La Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos) calcula que entre agosto del año pasado y el de 2018, la compra de vehículos híbridos y eléctricos ha aumentado 174%, pasando de 123 a 337. En cuanto a las motos eléctricas, la adquisición de estas ha incrementado 225,2% en el mismo periodo.

Para Oliverio García, presidente de Andemos, aunque la tasa de penetración de los vehículos eléctricos e híbridos en el país es baja, pues de 5,8 millones de vehículos que conforman el parque automotor, solo 1.398 son de este tipo, considera que el crecimiento ha sido bueno. En el caso de las motos, solo 1.729 de las ocho millones registradas son eléctricas.

“Que la tasa de penetración sea baja es normal, pues es una tecnología a la que el mundo apenas se está adecuando. Lo importante es que la tendencia está creciendo de manera exponencial”, señaló el dirigente gremial, quien agregó que mensualmente, en promedio, se compran 50 vehículos híbridos enchufables y 100 motos eléctricas.

Daniel Galindo, gerente de BMW, la marca que más carros eléctricos e híbridos vendió entre enero y agosto, opina de manera similar. “El cambio tecnológico es lento en cualquier parte del mundo y mucho más cuando no hay una clara decisión de país para fomentarlo”, resaltó.

Colombia tiene un interés en que la demanda de vehículos eléctricos se intensifique en el país, pues dentro de los compromisos que el país asumió en el COP21 está la disminución de la contaminación del aire. Según una investigación del Departamento Nacional de Planeación (DNP), más de 78% de las emisiones de partículas contaminantes provienen de fuentes móviles, en especial de camiones, buses y motos.

La reducción y eventual eliminación del parque automotor que emite este tipo de contaminantes no solo beneficiará al medio ambiente, sino que también tendrá un impacto en la salud, ya que el material particulado de vehículos que funcionan con gasolina puede causar problemas respiratorios. De hecho, según hallazgos de una investigación realizada por Naturgas, en Colombia, alrededor de 10.000 personas mueren por contaminación del aire, mientras que hay más de 67,8 millones de enfermedades o síntomas por esta misma causa.

Considerando que la Misión de Crecimiento Verde planteó que, a 2030, 600.000 vehículos en el país sean eléctricos, tanto García como Galindo y Andrés Chaves, exviceministro de Transporte, consideran que desde el Estado se deben implementar una serie de beneficios que estimulen la adquisición de estos vehículos de transporte.

“Además de haber reducido la carga impositiva de aranceles e IVA, es preciso eliminar el Impoconsumo y diseñar un programa de reposición de vehículos usados con motor de combustión a cambio de bonos redimibles por aquellos propulsados con tecnologías híbrida y eléctrica, junto a apoyar la instalación de infraestructura pública de carga. Solamente así se logra la confianza del consumidor y el crecimiento de la demanda”, dijo Galindo.

LOS CONTRASTES

  • Oliverio GarcíaPresidente de Andemos

    “El reto es grande, pero podremos alcanzar la meta propuesta por la Misión Verde si se crean más beneficios para el transporte eléctrico”.

García opina que no es suficiente con que el IVA de estos vehículos sea de 5%, sino que debería llevarse a cero. “También es necesario que se les exija a los municipios que tengan estaciones para recargar. Así como en los POT se debe incluir que las edificaciones y parqueaderos tengan conexiones con capacidad de cargar los vehículos”, mencionó.

Chaves, por su parte, destacó tres puntos en los que se debe trabajar. Uno es el desarrollo en la masificación de la tecnología, para que estos vehículos se puedan comercializar a precios más competitivos. El otro es otorgarles beneficios directos a quienes contribuyen a la calidad del aire eliminándoles, por ejemplo, la revisión tecnomecánica y el último es mejorar la infraestructura y las redes eléctricas que estos necesitan.