.
CONSUMO ¿Sabe para qué tipo de leche está preparado su cuerpo? ¿Ha hecho la prueba?
viernes, 26 de septiembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Además del contrabando y de la fluctuación de los precios, el consumo de leche en Colombia tiene que enfrentar un tercer obstáculo: la diversidad de mitos que vinculan algunos efectos negativos al consumo de este producto.

Esta es una de las principales razones por las que un colombiano al año toma en promedio 145 litros de leche, una cifra que si bien aumentó cuatro litros frente a 2013, dista de los 170 litros que recomienda la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).

Esa percepción de que la leche entera “cae mal” o la tesis de que hay personas que son intolerantes a la lactosa (azúcar que está presente en todas las leches de los mamíferos), es lo que ha generado que los anaqueles se llenen de un sinfín de variedades creadas por los procesadores de este alimento.

La famosa leche deslactosada o light son de las más comunes en el consumo de la gente que dice: “yo no puedo tomar leche”, pero no son las únicas. ¿Sabía que hay leches cuya fuente no es de origen animal sino vegetal?, ¿conoce las leches que están fortificadas en calcio?, ¿tiene conocimiento de que la leche de soya es una buena fuente de proteínas?

Precisamente esta variedad, que tiene como fin atraer a más consumidores, es la que ha garantizado a los procesadores de leche mantener el mercado a pesar de lo fluctuante que es el consumo. Según cifras de Fedegán, 2006 fue el año donde Colombia alcanzó la meta de los 140 litros per cápita, un número que fue subiendo hasta 2008 y 2009 cuando pasó de 147 litros a 144 litros y 139 litros, respectivamente. Lo mismo sucedió en 2013, cuando se había vuelto a los 144 litros de leche por persona al año y cayó a 141 litros.

“Hay muchos tipos de leche en el mercado, pero no todas tienen el mismo efecto. Por ejemplo, a la leche descremada se le ha extraído la grasa y por eso es la recomendada por excelencia. Aporta principalmente proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales, solo que posee muy poca cantidad de grasa, por lo tanto va a tener un menor valor energético”, indicó Isabel Cristina Rosero, médica bioenergética y asesora nutricional.

Ese interés por subir el consumo y no perder adeptos por el hecho de que la bebida les sienta pesado, va más allá de lo que no contiene grasa o lactosa. “La leche de almendras puede ser utilizada en quienes presenten intolerancia a la leche de vaca. Su valor nutritivo contiene proteína de origen vegetal, minerales y vitaminas liposolubles”, expresó Lucía Correa de Ruiz, nutricionista de la Fundación Colombiana de Obesidad.

LR hizo un recorrido por el pasillo de las leches en uno de los principales supermercados del país (Éxito) y les presenta las tablas nutricionales de seis tipos de leche, con un respectivo comentario de nutricionistas especializadas para que sea usted el que elija cuál aceptará mejor su cuerpo.

Deslactosada Descremada
La nutricionista de la Fundación Colombiana de Obesidad, Lucía Correa de Ruiz, precisó que este tipo de leche es la que tiene un contenido mínimo de grasa y además se le adiciona la lactosa. “Por todo este procesamiento, la leche que es deslactosada y además descremada le aporta al consumidor proteínas, vitaminas y minerales en menor cantidad que la leche entera”, explicó. En este caso, la cantidad de calorías por porción de leche (un vaso de 250 mililitros) asciende a 90 calorías, tiene 0,5 gramos de grasa, cero colesterol, 75 miligramos de Sodio, 14 gramos de carbohidratos y 8 gramos de proteína.

De soya
Está elaborada a partir de los granos de soya, y es considerada, según Rosero, como una muy buena fuente de proteína con aminoácido esenciales necesarios para el crecimiento y desarrollo. “Contiene ácidos grasos poliinsaturados y esenciales del tipo Omega 3, beneficiosos para el sistema cardiovascular. Esta leche es rica en carbohidratos y en fibras. Así mismo, lo es en minerales como el hierro y calcio. No contiene ni lactosa ni colesterol”, señaló. Según la información de la tabla nutricional, son 90 calorías las que aporta una porción de 200 mililitros, tres gramos de grasa, 160 gramos de sodio, 140 gramos de potasio, 10 gramos de carbohidratos y 5 gramos de proteína. Tiene vitamina A, C, D, hierro y calcio.

Deslactosada
Ha sido sometida a un proceso donde se degrada la lactosa de la leche. Rosero explicó que la lactosa o azúcar de la leche es un carbohidrato que requiere de la presencia de una enzima (lactasa) para su degradación. “La lactasa es secretada por nuestro organismo especialmente cuando somos niños; sin embargo, con la edad puede ir disminuyendo, hasta incluso no producirse, generando el problema de la intolerancia a la lactosa. Esta se caracteriza por gases, distensión, diarrea, entre otros síntomas”, dijo. A esta explicación, Correa de Ruiz agregó que su sabor es más dulce que el de la leche entera. Tiene 100 calorías por porción de 100 mililitros y 20 miligramos de colesterol.

De almendras
“Es una leche vegetal que se obtiene de las almendras. Se puede elaborar de forma casera o industrial. Puede ser utilizada en personas que presenten intolerancia a la leche de vaca. Su valor nutritivo contiene proteína de origen vegetal, minerales y vitaminas liposolubles”, comentó Correa de Ruiz. Aporta 90 calorías por porción de 240 mililitros, y tiene 100 miligramos de Sodio, 18 gramos de carbohidratos y la tabla de nutrientes es extensa: vitaminas (A, C, D, E, B12), magnesio, zinc, calcio, hierro, riboflavina. Rosero aseguró que tiene buena fuente de proteínas, es baja en grasas, no contiene gluten, lactosa o colesterol. “Contiene fibras ayudando en problemas de colón. Tiene un alto contenido de calcio”, dijo.

Descremada
A este tipo de leche, que en algunas marcas también es presentada como light, se le ha extraído la grasa. Según la nutricionista Rosero, esta variedad es la recomendada por excelencia. “Aporta principalmente proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales. Pero el elemento contraproducente es que posee muy poca cantidad de grasa, y por lo tanto, esto se traduce en un menor valor energético”, indicó. Al observar la tabla nutricional, la cantidad de calorías por porción es de 70, pero efectivamente tiene 0 gramos de grasa y colesterol, 90 miligramos de sodio, 11 gramos de carbohidratos y 6 gramos de proteína.

Entera
Se logra tras tratamientos de esterilización para bajar o inhibir la carga bacteriana, pues la leche es un producto muy fácil de contaminarse. “No es muy recomendada por su alto contenido graso (30%), principalmente grasa saturadas, por lo que pueden alterar la concentración sanguínea de triglicéridos y colesterol LDL. Tiene un alto aporte energético, por cada gramo de grasa aporta 9 calorías, esto puede favorecer el sobrepeso, la obesidad y otros problemas de nuestro organismo”, indicó Rosero. La cantidad de calorías de porción es de 110 calorías, 25 miligramos de colesterol, 110 miligramos de sodio, 9 gramos de carbohidratos, 6 gramos de proteína y 6 gramos de grasa.

Subieron las ventas de leche larga vida y en polvo
El más reciente balance de la Asociación Colombiana de Procesadores de Leche (Asoleche), que contiene los resultados del mercado entre enero y julio, indicó que las ventas de la leche larga vida, los quesos frescos y la leche en polvo reportaron los mayores crecimientos. En el primer semestre de 2014 se comercializaron 363,4 millones de litros de leche larga vida, esto es 5,8% (20 millones de litros) más frente a 2013. En cuanto a los quesos frescos, se vendieron 9.273 toneladas de queso campesino, reportando un crecimiento de 23%, mientras que las ventas de queso doblecrema subieron 9% con 12.964 toneladas. Por último, la leche en polvo aumentó 12% con 24.922 toneladas.

Las opiniones

Isabel Cristina Rosero
Medica Bioenergética y Asesora Nutricional

“A la leche descremada se le ha extraído la grasa, es la recomendada por excelencia. Aporta principalmente proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales”.

Lucía Correa de Ruiz
Nutricionista Fundación Colombiana de Obesidad

“La leche entera no ha sufrido ningún procedimiento industrial que modifique su composición química y aporta proteínas, lactosa, ácidos grasos, vitaminas, entre otros”.