.
COMERCIO ¡La r-evolución del retail está tomando forma!
sábado, 4 de diciembre de 2021

El consumo “afanado” y rápido ha presionado a las empresas a producir muchas más unidades en menos tiempo, pero a mucho menor costo, en resumen… productos de baja calidad que duren poco

Camilo Sarmiento Moyano

Toda la situación actual de consumo en la moda me genera múltiples preguntas. ¿a todos les parece normal que en la mitad del año las empresas vendan a descuento? Si es así, ¿cuál es el verdadero precio al que pueden vender las empresas? Con estas preguntas en la cabeza, terminamos replanteando nuestro modelo de negocio en Argento & Bourbon. No puede ser normal que, en muchos casos, el consumidor termine pagando entre 7 y 8 veces el valor real de un producto, simplemente para financiar todas las ineficiencias.

La primera de ellas es el sobreabastecimiento y los sobrecostos que implican la producción, movilización, financiación, administración de muchas unidades que desde antes de producirse están destinadas a la destrucción, pues algunas nunca llegan a ser vendidas, incluso después de haber pasado por varias series de descuentos.

La segunda es una cadena de intermediarios que agregan capas de costos, pero no valor. Cada agente comprador, vendedor o distribuidor agrega márgenes que aumentan el precio de venta, pero no el valor generado ni percibido por el producto. ¿Cómo llegamos a un modelo tan ineficiente?

El consumo “afanado” y rápido ha presionado a las empresas a producir muchas más unidades en menos tiempo, pero a mucho menor costo, en resumen… a producir artículos de baja calidad que duren poco.

Esta preferencia por la cantidad en vez de la calidad es un incentivo malévolo, que ha impulsado a algunas empresas o industrias a desconocer el impacto social e, incluso, ambiental que tiene producir mucho más de lo requerido en condiciones paupérrimas, llevándonos a casos extremos como la explotación de menores en condiciones de producción infrahumana o ciudades totalmente contaminadas, como Bangladés, donde la población cada vez sufre más las consecuencias de las curtiembres y tintorerías que contaminan el medio ambiente de forma desmesurada.

El afán por generar más movimiento en la rotación de productos hizo que las empresas presionaran a los consumidores a usar la ropa y el calzado menos tiempo, con esto la persona promedio está comprando 60% más ropa de la que compraba hace 15 años, pero solo conservan estas piezas la mitad del tiempo.

¿Cuál es el resumen de esta situación? Que el consumidor termina pagando mucho más de lo que realmente vale el producto que compra, al mismo tiempo, el planeta está cada vez más contaminado y, a pesar de todos estos esfuerzos sistemáticos, los clientes están limitados a la oferta de unos pocos que se encargan de diseñar y producir, donde no siempre hay un entendimiento de las necesidades del usuario final.

Otras empresas estamos viendo una solución diferente a esta situación. El primer cambio es tener un modelo de producción sobre demanda. ¿Para qué producir de más, si podemos producir exactamente lo que pide el mercado y, en el proceso, podemos atender necesidades específicas que aumentan la satisfacción?

En Argento & Bourbon creemos que hacer productos personalizados sobre demanda es la solución. Con esto, el cliente lleva exactamente lo que quiere, reducimos el impacto sobre el medio ambiente y al cortar intermediarios, podemos tener una estructura de costos más eficiente que aumenta la calidad y, por lo tanto, la vida útil de los productos. En resumen, el cliente obtiene un mejor producto, el impacto en contaminación se puede reducir hasta en 80% y los que realmente agregan valor en la creación de productos innovadores tienen mejores márgenes.

En nuestro caso hemos logrado hacer mas de 7.000 pares de zapatos personalizados de
alta calidad donde el principal beneficiado es el cliente que obtiene lo que quiere al precio
correcto y limitando el impacto ambiental de lo que usa. Y usted, ¿es consiente del
impacto que tienen los productos de moda que compra?