.
CONSUMO

La camiseta de la Selección es el “agosto” de los informales

sábado, 18 de junio de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Carlos Eduardo González

En almacenes, centros comerciales, en la calle o casi en cualquier lugar de la ciudad se pueden encontrar camisas blancas, amarillas o rojas, que identifican a los colombianos. Detrás de esta prenda hay un negocio rentable tanto para los que venden de manera legal como los que traen las imitaciones. LR le muestra un panorama de los dos escenarios.

Como es costumbre, los precios son muy variados, dependiendo del lugar y la calidad de la prenda. Usted puede conseguir la camiseta original en $220.000, en cualquier tienda Adidas o en las tiendas deportivas de los diferentes centros comerciales. Pero si su presupuesto es limitado, y pese a que no debería hacerlo, puede comprar una imitación en $35.000, aunque la diferencia en calidad es evidente a simple vista. 

Para esta Copa América, la marca alemana Adidas presentó una edición especial de color blanco, en forma de homenaje al primer uniforme que vistió el país en una competencia internacional, allá por los años 40, en una Copa América en Chile.

“La camiseta (blanca) rinde homenaje al legado de la Federación, mediante un diseño fresco, joven y sencillo que también incluye a los colores tradicionales”, se puede leer en la descripción que hace Adidas en su web. 

Adidas y Colombia
Desde 2010, la Federación Colombiana de Fútbol y Adidas llegaron a un acuerdo para que la marca deportiva vistiera a todas las selecciones Colombia. En primera instancia, el contrato quedó estipulado desde 2011 a 2014, sin
embargo, el contrato fue prorrogado hasta 2022, por los buenos resultados  de la alianza entre ambas empresas. 

Rodrigo Torres, director de mercadeo de la FCF señaló que “la relación entre la Federación y Adidas ha sido excelente, ya que es una marca top a nivel mundial”, mientras que frente al tema del aumento de valor de la marca de la Selección como tal, Torres dice que “se debe a la gestión sería y solida de la FCF y a los buenos resultados deportivos”. Al ser consultado por cifras de ventas de la camiseta, el funcionario afirmó que ellos no pueden revelar esa información. 

LR intentó comunicarse con los representantes de Adidas en el país, sin embargo, no se pudo obtener una respuesta a tiempo de la compañía alemana sobre las ventas y cifras que han obtenido con la edición limitada de la camiseta de la Selección.

David Reyes, vendedor de una reconocida tienda deportiva en el centro comercial Gran Estación, afirma que “antes y durante la Copa se ha vendido muy bien la camiseta, porque cuando se acabe, ya no la van a fabricar más”, además añadió que “por los resultados la gente viene a comprarla, justo el día antes de los partidos es cuando más se vende, por eso ya tenemos agotadas casi todas las tallas, solo nos quedan algunas S”.

Por otra parte, al recorrer varias tiendas en diferentes centros comerciales, se pudo constatar que es bastante complicado encontrar las prendas de otras selecciones de la Copa, exceptuando la de Brasil.  

El contrabando y la corrupción
Las cifras del negocio detrás de la camiseta de la Selección no solo incluyen las legales sino también las ilegales. “Comprar un container en China con más o menos 10.000 camisetas puede costar entre $30 y $40 millones, casi lo mismo que cobra un funcionario de la Dian por dejarlo entrar  ilegalmente al país”, relata un comerciante (que prefiere ocultar su identidad) que trabaja con mercancía traída del país asiático, en un local del centro de Bogotá.

“Hay que tener en cuenta que las fronteras del país son muy grandes, aunque no se puede desconocer que en puertos y aeropuertos existen focos de corrupción, funcionarios que permiten que estas mercancías entren a Colombia”, dijo Gustavo Cote, exdirector de la Dian. 

El comerciante citado anteriormente sostiene que, en promedio, puede vender 40 camisetas de Colombia a la semana, es decir seis diarias, más o menos a $35.000, dependiendo de si le piden “rebaja” o le llevan más de una. Teniendo en cuenta que cada camiseta le sale en unos $5.000, según relata el mismo, (más los gastos de traslado e ingreso al país), le pueden quedar hasta $200 millones de ganancia por container. 

Uno de los voceros de Nike en Colombia, afirmó que ante las prendas de contrabando, “nuestros productos son de la más alta calidad, por lo que el consumidor está adquiriendo un excelente artículo. Ante la falsificación, es importante que la gente sepa que cada camiseta tiene una historia de creación que debe valorarse”.

A lo que Cote añade que el país deja de percibir impuestos de cerca de $21 billones que mueve el contrabando, por lo que insiste que no hay que alimentar este mal, que incrementar la informalidad, la pobreza e incluso el crimen. 

Originales y réplicas... “made in China”
Aunque la diferencia de precios entre la camiseta original y la réplica es enorme ($185.000) ambas son hechas en la misma zona (China y Vietnam), que funciona bajo un modelo de producción debajo costo; sin embargo, la diferencia radica en el proceso que tiene cada una. La original tiene que pasar por procesos normativos de nacionalización, liquidación de impuestos y aranceles correspondientes, adicionalmente, hay que agregar el costo de las empresas organizadas, salarios, seguridad social, arriendos, etc., explicó Gustavo Cote. 

Las opiniones

Gustavo Cote
Exdirector de la Dian
“Hay que desestimular el contrabando en el país con cultura ciudadana, que la gente entienda que eso nos perjudica a todos por igual”.

Luis Fernando Martin
Experto empresarial
“Todo lo que genere novedad se va a vender muy bien y más si es una edición limitada, como lo es la camisa blanca de Colombia”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE CONSUMO

Ambiente 22/07/2024 Alternativas para las empresas y consumidores que usan los plásticos de un solo uso

Aunque algunas personas ven alternativas como el papel, la tela, o medios tradicionales como maletas, o canastos; expertos dicen que si seguiría usándose el plástico