.
CONSUMO Heineken le apuesta al hábito de tomar cerveza en casa
miércoles, 7 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

La cervecera holandesa Heineken presenta este barril para uso doméstico capaz de enfríar hasta los dos grados. Enfriar un vaso, colocarlo bajo el caño con una inclinación de 45 grados, tirar con firmeza de la palanca, enderezar el vaso a la vez que se deja de tirar de la palanca. Si todo ha ido bien, la cerveza está servida. ¿Fácil? Si se cuenta con el último dispensador de cerveza de Heineken, sí.

Se llama The Sub, por su remota evocación a un submarino, y los cartuchos de cerveza se conocen como The Torp, por los torpedos, claro. Para crearlo, la cervecera holandesa ha acudido al diseñador australiano Marc Newson y a la firma alemana Krups (no confundir con Krupp sobre todo tratándose de un “submarino”). El resultado es un excelente sistema para servir cervezas en el hogar a una temperatura y presión adecuadas.

En esto de la temperatura de servicio de la cerveza, Heineken es muy exigente: hay que tender a los cero grados y The Sub asegura dos. Para mí, suficiente. Y lo hace con una espuma consistente. No llegará al extremo de mostrar las iniciales escritas sobre la galleta de espuma cuando nos hayamos acabado el vaso, pero sí es de calidad. También es verdad que solo lo hemos probado con Heineken y no con otras cervezas de la marca como Affligem o Desperados.

The Sub tiene una apariencia muy industrial. Está realizado en aluminio y a mí, en realidad, me recuerda más a un barril de cerveza que a un submarino. Los cartuchos tienen dos litros, así que dan para ocho cañas y hay que tener preparadas cargas de repuesto en el frigorífico, ya que el Sub tarda un buen rato en llevar hasta los dos grados cada cartucho. Cuesta 249 euros y los torpedos, 5,99 el de Heineken y 8,99 el de Affligem, las dos únicas marcas disponibles en España de momento