El principal consejo de los expertos es tener un plan de ahorro previo, considerar los gastos fijos y no caer en la trampa de la “novatada” en firma de contratos

Laura Bolaños

“Quiero independizarme”. Esa es la frase que se le escucha a un adolescente, pero cuando llega a los entre 25 y 28 años y es hora de concretarla, no se tiene claro cómo hacerlo. Entonces surge la duda: ¿por dónde empezar para no fallar al momento de querer vivir solo?

Para no perder el impulso con los diferentes aspectos que debe tener en cuenta un millennial, LR le da a conocer esta guía básica de los 10 puntos que debe estudiar mientras hace esta transición de ‘dejar el nido’.

El primer punto que debe tener en cuenta, antes de tomar cualquier decisión, es contar con un ahorro previo que le permita estar preparado para cualquier imprevisto y tener un ‘colchón’ en caso de alguna emergencia.

David Nieto, coordinador del área financiera de la facultad de Economía de la Universidad El Bosque, afirmó que “se puede empezar desde $1.000 porque cualquier gasto imprevisto puede arruinar su economía, y se debe tener en cuenta situaciones como la pérdida de trabajo”.

En este punto financiero entran otros tips que sirven al momento de organizarse, y uno de ellos es el pagar las deudas que se tengan, antes de decidir adquirir una casa o apartamento. Para Nieto, es importante que se eliminen, en la medida de lo posible, la mayor cantidad de deudas de las tarjetas de crédito y las microdeudas.

La compra de elementos básicos para el nuevo hogar como electrodomésticos, muebles y decoración es otro de los dolores de cabeza cuando se está tomando esta decisión. Un consejo es que puede compartir su apartamento con un ‘roomate’ para así dividir ciertos gastos. Si lo hace, es clave adquirir responsabilidades separadas.

Respecto a las compras de elementos esenciales para el hogar, la clave está en comparar precios antes de “casarse” con un artículo puntual. Rodrigo de Angulo, director comercial de Linio Colombia, explicó que en la plataforma hay ocho productos ideales para los millennial que quieren probar la libertad del hogar. Un listado de este tipo, que incluye licuadora, cafetera, plancha a vapor, aspiradora, sanduchera, horno microondas y freidora de aire, alcanza un valor aproximado de $850.000.

Según Angulo, “dentro del segmento de licuadoras, que naturalmente no parecería una categoría afín a los millennials, 36% de las búsquedas son realizadas por esta generación”.

La escogencia del inmueble es otra de las decisiones a las que le debe destinar tiempo. Según Sebastián Noguera, cofundador de Habi, los millennials “le están apostando a comprar viviendas usadas, no solo porque el tiempo de espera para empezar a habitarlas es más corto, sino por los sectores en las que estas se encuentran”.

Con este decálogo ahora solo debe tomar la decisión y empezar su proceso de independencia.

1. Iniciar un ahorro previo a tomar la decisión

Los expertos coinciden en que el primer paso a tener en cuenta un millennial que quiere irse a vivir solo, es iniciar con un plan de ahorro previo. Para David Nieto, coordinador del área financiera de la Universidad El Bosque, este ahorro es importante porque puede servir para cualquier imprevisto o gasto de última hora, que puede arruinar la economía. “Se debe pensar en situaciones como la pérdida de trabajo”.

2. Buscar las mejores ofertas, incluso en plataformas digitales

Las épocas de rebajas siempre serán el mejor momento para aprovechar y comprar diferentes tipos de productos. Por eso, meses como enero y finales de junio son los momentos que se deben aprovechar para ir comprando aquellos artículos para el hogar como electrodomésticos, muebles e incluso decoración. Igualmente, páginas como Linio y Mercado Libre suelen ofrecer descuentos.

3. No se independice hasta pagar grandes deudas antiguas

Salir de los problemas financieros o deudas eternas puede ser uno de los primeros obstáculos al momento de irse a vivir solo. Para Nieto, otro de los primeros puntos que se debe estudiar es salir, en la medida de lo posible, de la mayor cantidad de deudas que se tengan en productos financieros como tarjetas de crédito y micro deudas. Lo ideal es no sobrepasar la capacidad de endeudamiento.

4. Comparta y divida los gastos con otra persona

Al decidir vivir solo, siendo un millennial, el ahorro siempre será uno de los objetivos principales, y por eso el irse a vivir con su pareja, un compañero o un conocido, puede ser la forma ideal para dividir los gastos. Esto le dará mayor flujo financiero y ahorrará al momento de comprar electrodomésticos de alto valor como lavadora, nevera, microondas y nevera. Además, podrán dividir otro tipo de gastos como comida.

5. No vaya por la primera opción, compare precios

Los expertos en consumo siempre aconsejan no “casarse” con el primer producto que se ve en una tienda, el comparar precios, marcas y calidad siempre será una forma ideal de comprar. Lo ideal es ir a más de cuatro tiendas que tengan el mismo producto y poder comparar calidad y precio. Muchas veces, las tiendas tienen grandes descuentos y por eso es mejor hacer un vistazo panorámico.

6. Evite cometer los ‘errores de novato’

Lo más probable cuando se toman nuevas decisiones es cometer errores, pero al decidir vivir solo esta probabilidad aumenta y el costo lo debe asumir usted solo. Evite cometer errores de novato como: no leer la “letra menuda” de los contratos, verificar que todo funcione en el lugar de residencia, no tener codeudores si va a arrendar, no ubicar a tiempo transporte, analizar la seguridad del lugar, entre otros.

7. Fije un listado con los gastos fijos que tendrá al mes

Hay gastos que no cambian mensualmente y es un punto importante que debe estudiar antes de irse a vivir solo, porque una parte de su salario se debe destinar directamente a esto. Estos gastos incluyen: el arriendo de la vivienda, el pago de hipoteca, el pago de los servicios (agua, luz, aseo, gas), mantenimiento del hogar, alimentación, tarifas de transporte y servicio de salud.

8. Estipule un presupuesto de gastos libres

Tener un presupuesto libre para actividades de ocio también debe contarse como un previo al vivir solo. Además de los gastos mensuales establecidos, si usted practica deporte, va al gimnasio, es coleccionista o tan solo le gusta viajar en ciertas ocasiones, debe establecerlos dentro del presupuesto. En un principio deberá sacrificar algunos gastos para ahorrar.

9. Estudie el tipo de vivienda al que quiere acceder

Decidir comprar o arrendar el lugar en dónde vivir es otra de las primeras decisiones que se deben tener en cuenta cuando decide vivir solo. Sebastián Noguera, cofundador de Habi, afirmó que los millennials le están apostando a comprar vivienda usada porque “los sectores en las que éstas se encuentran, los usados por lo general tienen ubicación en lugares céntricos, urbanos y con entretenimiento”.

10. Aprenda a hacer oficios básicos en su tiempo libre

Cocinar en casa, llevar almuerzo a la oficina, saber poner una puntilla, arreglar un mueble o solo un cable de la luz puede llegar a ser un gran ahorro al momento de irse a vivir solo. Estos gastos, que pueden entrar dentro de los gastos hormiga, pueden disminuir poco a poco su presupuesto sin que se dé cuenta. Aunque hay ciertos oficios que quedan mejor en manos de expertos, siempre un hobbie es ideal.