lunes, 3 de febrero de 2020

Una clase personalizada de una hora puede valer $60.000, en promedio, mientras que la mensualidad en una academia ronda los $120.000

Adriana Carolina Leal Acosta

Aprender a bailar tango de forma improvisada con destreza y creatividad, es un proceso que toma años. Sin embargo, para empezar no es necesario que las personas tengan ninguna clase de preparación física previa o conocimiento en otras danzas, solo se requiere tener la disposición y saber caminar, pues, de acuerdo con los profesionales, la base de este baile social es, sencillamente, la caminata.

Y en Bogotá, la ciudad más milonguera de Colombia, es decir, la que suma la mayor cantidad de reuniones públicas destinadas a bailar tango del país, con un promedio de 17 al mes, tiene una amplia oferta de clases para principiantes y avanzados.

De acuerdo con un sondeo realizado por LR, el valor promedio de una clase personalizada de una hora, impartida por maestros profesionales - la mayoría de ellos y ellas con títulos de campeonatos internacionales- es de $60.000. Cifra que puede aumentar dependiendo de si se trata de una lección en pareja o dada a domicilio.

Pero si lo que quiere es tomar un curso grupal, en el que probablemente puede encontrar pareja en caso de que no la tenga, puede pagar una mensualidad en una academia, cuyo valor promedio es de $120.000 por ocho horas al mes, lo que generalmente se traduce en dos clases a la semana.

No obstante, la entrada a una milonga, que es el lugar donde se reúnen los profesionales y aficionados a poner el práctica lo aprendido, puede costar entre $12.000 y $20.000 en condiciones normales. Sin embargo, el costo se puede incrementar en caso de que durante el evento se presente una pareja o toque una orquesta en vivo.

“Bailar tango beneficia la salud física y mental de las personas porque, entre otras cosas, se activan ambos hemisferios del cerebro. Además, contrario a lo que se piensa, es un baile apto para todas las edades y no se requiere preparación física previa en el caso de los adultos. El tango es solo caminar abrazado”, señaló Carlos Ochoa, campeón nacional de tango de salón y director de la Academia de Baile Danzango.